Recibimiento de diez para Laia Sanz

  • Amigos, familiares y fans dan una calurosa bienvenida a la de Soficat Xerox a su llegada a Barcelona, tras convertirse en la única piloto en activo y la primera participante española de motos que completa diez Dakares de diez.

 

  • Llego muy contenta por haber terminado mi diez de diez, que no es nada fácil de conseguir. Acabar un solo Dakar ya es muy complicado, imagínate acabar diez. Efectividad total, así que muy feliz por esto”.

 

  • Ahora mismo sólo quiero descansar, desconectar y ya está. No pienso en nada más. Cuando pasen unos días, nos sentaremos a hablar de lo que haremos este año, del calendario y de prepararse bien para la temporada”.

 

  • Veo muy positivamente que la carrera siga en Arabia Saudí. Hay mucho terreno por explorar. La primera semana fue espectacular, con un roadbook muy bien hecho, y hay que felicitar a ASO. Seguro que han aprendido muchas cosas de este año y las aplicarán en las próximas ediciones”.

 

Laia Sanz recibe la calurosa bienvenida de los suyos a su llegada a España. La piloto de Soficat Xerox ha aterrizado este mediodía en el Aeropuerto del Barcelona – El Prat procedente de Riad (Arabia Saudí), tras hacer escala en Estambul (Turquía). Allí la esperaba una multitud de amigos, familiares y fans pertrechados con una camiseta conmemorativa que se han lanzado hacia ella para celebrar su regreso.

 

No es para menos, porque la de Corbera de Llobregat acaba de añadir, con su 18ª posición final y primera fémina, una nueva gesta a su palmarés: terminar por décima vez consecutiva, con una efectividad del cien por cien, el Rally Dakar, las últimas siete veces entre los 20 primeros. No hay ningún otro piloto en activo que presente un expediente como el suyo y tampoco ningún español en la categoría de motos había conseguido finalizar tantas ediciones seguidas en los 42 años de historia de la prueba.

 

Llego muy contenta por haber terminado mi diez de diez, que no es nada fácil de conseguir. Acabar un solo Dakar ya es muy complicado, imagínate acabar diez. Efectividad total, así que muy feliz por esto. Es verdad que, siendo competitiva como soy, me hubiera gustado estar más adelante en el resultado final, pero tal como ha ido todo, me doy por muy satisfecha”, asegura.

 

Para Laia Sanz ha sido un Dakar complicado de afrontar tras el fallecimiento de Paulo Gonçalves justo en el arranque de la segunda parte de la carrera, después de la jornada de descanso: “Las etapas de la segunda semana no ayudaron mucho a quitarnos de la cabeza lo que sucedió. Ha sido muy difícil gestionarlo psicológicamente, así que he intentado tomármelo con calma. A veces hay que saber aflojar y llegar a casa entera”.

 

Por eso, la 18 veces campeona del mundo quiere ahora tomarse unas semanas de descanso y decidir con el equipo GasGas cuál será su programa deportivo para esta temporada: “Ahora mismo sólo quiero descansar, desconectar y ya está. No pienso en nada más. Cuando pasen unos días, como siempre después del Dakar, nos sentaremos a hablar de lo que haremos este año, del calendario y de prepararse bien para la temporada”.

 

La de Soficat Xerox no duda que el futuro de la carrera tiene que seguir en Arabia Saudí y valora positivamente el cambio de escenario, así como el trato que ha recibido de la gente local en un país en el que el papel de la mujer es motivo de controversia.

 

La primera semana fue espectacular, con un roadbook muy bien hecho, y hay que felicitar a ASO. Los paisajes del país son increíbles, pero se ha echado un poco de menos el calor del público que teníamos en Sudamérica, que era muy apasionado. Con todo, veo muy positivamente que la carrera siga en Arabia Saudí. Hay mucho terreno por explorar y por descubrir. Ésta era la primera edición en este escenario y seguro que la organización ha aprendido muchas cosas de este año y aplicarán ese aprendizaje a las próximas ediciones. En cuanto al trato, me he sentido bien, cómoda, aunque es verdad que en el vivac estábamos como en un mundo aparte. Las pocas oportunidades que hemos tratado con gente de ahí, todo el mundo ha sido muy amable. Lo único negativo fue que antes de empezar la carrera no me dejaron entrar en un gimnasio porque era mujer y tenía que ir a otro, mucho peor, sólo para mujeres”, comenta.

 

Después del recibimiento en el aeropuerto, Laia Sanz se ha dirigido a Corbera del Llobregat, su pueblo natal, donde la han agasajado con una comida de bienvenida y celebración. Justo premio tras el desgaste de dos semanas de competición.