Biografía

Trayectoria

  • LA PILOTO FEMENINA QUE MÁS VECES HA TERMINADO EL DAKAR EN MOTO: 7

    LA PILOTO FEMENINA QUE MÁS VECES HA TERMINADO EL DAKAR EN MOTO: 7

    Pese a no poder revalidar el que iba a ser su 6º título mundial de enduro, viéndose obligada a abandonar en la última prueba, amplía su palmarés en convertirse en la mujer que más veces ha terminado el rally más duro del mundo al finalizar su séptima participación consecutiva, quedando a solo 50 segundos de volver a entrar en el top15 de la clasificación, con un magnífico 16º puesto. Además consigue la victoria individual en los ISDE.

    En el Rally de Marruecos reaparece con la KTM Rally 450 pisando fuerte, obteniendo un peleado 8º puesto, e habiendo quedando 3ª en la segunda etapa del mismo.

  • SUMA SU 18º TÍTULO MUNDIAL (5º EN ENDURO) Y DEBUTA EN LOS ISDE

    SUMA SU 18º TÍTULO MUNDIAL (5º EN ENDURO) Y DEBUTA EN LOS ISDE

    Termina un duro Dakar entre fiebre y anginas en una brillante decimoquinta posición. Superándose una vez más, suma su quinto mundial de Enduro y el decimoctavo de su extenso palmarés. En su debut en los ISDE, después de luchar mucho hasta el final, consigue la segunda posición tanto en individual como por equipos. Y, por primera vez, este mismo año participa en varias carreras del mundial de Cross Country terminando con nota.

  • 9ª POSICIÓN ABSOLUTA EN SU QUINTA PARTICIPACIÓN EN EL DAKAR

    9ª POSICIÓN ABSOLUTA EN SU QUINTA PARTICIPACIÓN EN EL DAKAR

    Una temporada de grandes triunfos. Además de conseguir un 9º puesto absoluto en la clasificación general del Dakar, corona su cuarto mundial de Enduro como piloto oficial de KTM, y se hace con su cuarta medalla de oro en los X Games de Austin (EEUU). A lo largo del año participa en varias carreras como la Baja Aragón, el Rally TransAnatolia, el Rally de Marruecos y el Merzouga Rally, obteniendo unos grandes resultados.

  • CON 13 TÍTULOS MUNDIALES A SUS ESPALDAS DEJA EL TRIAL

    CON 13 TÍTULOS MUNDIALES A SUS ESPALDAS DEJA EL TRIAL

    Siendo la indiscutible reina del trial femenino decide dejar el trial para centrase en el enduro y en el Rally Dakar, pudiendo así ganar su tercer mundial de Enduro y su cuarto trofeo femenino del Rally Dakar. Como piloto oficial HRC participa en el Rally de Marruecos y el Merzouga Rally obteniendo unos resultados brillantes, quedando primera en una de las etapas de este último.

    Además, en automovilismo, junto a Francesc Gutiérrez se convirtieron en el primer equipo en superar una carrera de 24 horas en España.

  • DEBUTA EN LOS X GAMES CON NOTA

    DEBUTA EN LOS X GAMES CON NOTA

    Participa por primera vez en los  X Games y se hace con 3 medallas de oro y 1 de plata en las cuatro pruebas del calendario. Este mismo año ratifica el triplete conseguido el año anterior, aun habiendo sido un Dakar muy complicado para ella.

  • TRIPLETE HISTÓRICO

    TRIPLETE HISTÓRICO

    Consigue ganar su primer mundial de Enduro, sufriendo una fractura abierta en el dedo gordo del pie durante el campeonato. Además de revalidar los títulos del mundial de trial y el trofeo femenino del rally Dakar.

  • CUMPLE SU GRAN SUEÑO PARTICIPANDO POR PRIMERA VEZ EN EL RALLY DAKAR

    CUMPLE SU GRAN SUEÑO PARTICIPANDO POR PRIMERA VEZ EN EL RALLY DAKAR

    Laia cumple su sueño y debuta en el Dakar con una excepcional demostración de fortaleza y talento. Regresa a casa con la victoria de féminas bajo el brazo y el reconocimiento internacional en una disciplina que, hasta entonces, era nueva para ella.

  • TRIPLETE DE TÍTULOS EN 2010

    TRIPLETE DE TÍTULOS EN 2010

    Al doblete de 2009 le sigue un triplete de títulos en 2010, año en el que también debuta en enduro para preparar su mayor reto: el Rally Dakar.

  • NUEVO DOBLETE

    NUEVO DOBLETE

    Sigue la buena línea de resultados y consigue un nuevo doblete, además de acabar 3ª en el campeonato de España TR2.

  • GANA EL MUNDIAL

    GANA EL MUNDIAL

    La decepción del año anterior, espolea a la campeona de Corbera de Llobregat y en 2008 vuelve a firmar una temporada brillante en la que gana el mundial, el europeo y el Trial de las Naciones de féminas.

  • NO GANA SU OCTAVO TÍTULO

    NO GANA SU OCTAVO TÍTULO

    Después de ganar el mundial 7 veces, Laia pierde en 2007 el que hubiera sido su octavo título al cometer un error inexplicable. Su amiga Iris Kramer le toma el relevo momentáneamente.

  • PODIO EN 3 PRUEBAS DEL MUNDIAL JÚNIOR

    PODIO EN 3 PRUEBAS DEL MUNDIAL JÚNIOR

    Sube al podio en 3 pruebas del mundial júnior, donde es la única chica participante, y suma otro doblete.

  • FICHA POR MONTESA REPSOL HRC

    FICHA POR MONTESA REPSOL HRC

    Ficha por el equipo Montesa Repsol HRC, donde coincide con su ídolo Dougie Lampkin. Llega el tercer doblete de Laia.

  • MUNDIAL JÚNIOR MASCULINO

    MUNDIAL JÚNIOR MASCULINO

    Empieza a participar en algunas del mundial júnior masculino para aumentar su nivel de exigencia y decide convertirse en piloto profesional para dedicar el cien por cien de su tiempo al trial. Suma su segundo doblete en féminas. Entre las distinciones que recibe, destaca su elección como mejor deportista catalana del año junto a Gemma Mengual.

  • 3ª EN EL CAMPEONATO DE ESPAÑA JÚNIOR MASCULINO

    3ª EN EL CAMPEONATO DE ESPAÑA JÚNIOR MASCULINO

    Acaba 3ª en el campeonato de España Júnior masculino y se proclama campeona del mundo y, por primera vez, de Europa de féminas. Es el primero de cinco dobletes consecutivos. Ese año también se alza con el Trial de las Naciones con la selección Española.

  • PRUEBAS DE MUNDIAL MASCULINO

    PRUEBAS DE MUNDIAL MASCULINO

    Laia asiste a algunas pruebas de mundial masculino para ver, aprender y ayudar a Josep Manzano y a Toni Bou. En el torneo femenino renueva la victoria del año anterior.

  • GANA EL NACIONAL EN LA CATEGORÍA CADETE MASCULINO

    GANA EL NACIONAL EN LA CATEGORÍA CADETE MASCULINO

    Gana el nacional en la categoría cadete masculino. Hasta entonces, nadie había visto a Laia Sanz como un rival, ya que era la única chica que competía en categorías pensadas y destinadas para los chicos. Laia completa una de sus mejores temporadas ganando la primera edición del mundial femenino y el Trial de las Naciones femenino con sólo 14 años.

  • 3ª DEL CAMPEONATO DE ESPAÑA DE CADETES

    3ª DEL CAMPEONATO DE ESPAÑA DE CADETES

    Acaba 3ª del Campeonato de España de cadetes y, tras consultarlo con sus padres, solicita permiso a la escuela para ausentarse de las clases una tarde a la semana para poder entrenar.

  • Debuta en el certamen nacional

    Debuta en el certamen nacional

    Después de unos años participando en el campeonato de Catalunya, debuta en el certamen nacional y termina en 9ª posición de la categoría cadete siendo, además, la única chica. Ese año también participa en el primer campeonato de Europa femenino (aunque sin reconocimiento oficial) y se impone con 12 años a chichas mayores a ella.

  • LLEGA SU PRIMERA VICTORIA

    LLEGA SU PRIMERA VICTORIA

    Primera victoria en categorías masculinas, con una moto de 80 cc. Esa misma temporada participa por primera vez en un trial femenino, donde compite con unas 50 chicas procedentes de todo el mundo.

Mi historia con las dos ruedas

La historia de Laia Sanz es la historia de una deportista precoz que muy pronto pasó de ser una aficionada a las motos a convertirse en uno de los mayores talentos del trial a nivel mundial.

Con sólo 2 años montó por primera vez en una bicicleta, aunque quizá el responsable de que la gasolina corra por sus venas sea su padre, que a esas edades la llevaba ya con él en su moto. A los 4 cogió la Cota 25 de su hermano sin que éste se diera cuenta y ahí comenzó a tener claro qué le gustaba de verdad.

Laia aprendió rápido y en 1992 su madre la animó a participar en una prueba para niños del Campeonato de Catalunya, que se organizaba en su pueblo natal, Corbera de Llobregat. Acabó octava, y última, pero la experiencia la entusiasmó y al año siguiente disputó el campeonato entero.

En 1997 llegó su primera victoria en categorías masculinas, con una moto de 80 cc. En esa misma temporada participó por primera vez en un trial femenino, donde compitió con unas 50 chicas procedentes de todo el mundo.

Año tras año, el trial femenino fue creciendo y en 1998 se organizó el primer campeonato de Europa (no oficial) y Laia fue la vencedora. Por aquel entonces esta joven promesa contaba con sólo 13 años, pero se estaba midiendo a rivales muy mayores a ella. Fue en ese momento cuando empezó a tomar forma la idea de hacer del trial su profesión, de modo que se inscribió en el Campeonato de España, donde era la única chica participante.

Inmediatamente comenzaron a verse los resultados de su talento en forma de victorias. En 2000, contra todo pronóstico, ganó el nacional, en la categoría cadete masculino. Hasta entonces, nadie había visto a Laia como un rival, pues era la única chica que competía en categorías pensadas y destinadas para los chicos. Esa victoria, la que más satisfacción le ha proporcionado, según ella misma reconoce, fue el principio de una carrera deportiva excepcional que la llevaría a disputar el mundial y el europeo femenino, donde fue campeona y subcampeona, respectivamente.

En 2001 ganó otra vez el mundial femenino y quedó segunda del europeo, pero en las cinco siguientes temporadas consiguió el doblete, sin dejar de participar en competiciones masculinas, en las que también logró resultados destacados. La única vez que no revalidó el mundial fue en 2007, pero a partir de 2008 retomó la senda de los dobletes.

A los 24 años ya contaba con 10 mundiales, 9 europeos y 4 victorias por equipos en el Trial de las Naciones. Con esa edad debutó en el mundial de enduro de féminas, donde sin casi tener experiencia acabó tercera. Fue uno de los pasos previos para preparar el Rally Dakar, su gran sueño de infancia, que en 2011 convirtió en realidad no sólo participando, sino además ganando el Trofeo Femenino y acabando en la 39ª posición absoluta. Pocos meses después volvería al trial para sumar un título más en el mundial, el europeo y en el Trial de las Naciones. Y además tuvo tiempo de acabar subcampeona del mundo de enduro, antes de fichar por su nueva marca, la española Gas Gas.

El año 2012 fue histórico para ella, al conseguir un triplete histórico, revalidando el triunfo femenino en el Dakar y el mundial de trial, éxitos a los que sumó su primer título en la modalidad de enduro. Un hito que nadie hasta entonces, ni hombre ni mujer, había conseguido.

En 2013, Laia demostró no tener techo y revalidó los títulos mundiales de trial y enduro, además de acabar su cuarto Dakar consecutivo, en una edición especialmente dura para ella pero que pasó a la historia por su 12º puesto absoluto en la octava etapa.

Ese mismo año disputó por primera vez los prestigiosos X Games, en los que se colgó tres medallas de oro (Foz do Iguaçu, Barcelona y Los Ángeles) y una de plata (Múnich), en las cuatro pruebas del calendario.

El año 2014 fue muy especial para Laia Sanz ya que, después de 13 títulos mundiales de trial, decidió dejar esta modalidad para centrarse en el enduro y el Rally Dakar. Ello le permitió revalidar el título de enduro por tercer año consecutivo y elevar su palmarés hasta los 16 títulos mundiales que superaban el récord del mítico Giacomo Agostini.

En su camino hacia el Dakar, Laia tomó parte en dos raids africanos, con muy buenos resultados. Debutó como piloto oficial de Honda HRC en el Rally de Marruecos. En esta prueba puntuable para el Campeonato del Mundo FIM Cross-Country Rallys 2014 finalizó 10ª en la general. Poco después disputó el Merzouga Rally, en el que concluyó sexta e hizo historia al convertirse en la primera mujer en ganar una etapa en un raid de motos.

Ese mismo año, Laia también protagonizó una hazaña automovilística, al formar parte junto a Francesc Gutiérrez del primer equipo de sólo dos pilotos que superó una carrera de 24 Horas en España. Fue durante las 24 Horas de Barcelona celebradas en el Circuit de Barcelona-Catalunya. No sólo logró finalizar, sino que además acabó 12ª de la general y primera de la categoría A3T, demostrando su gran polivalencia.

En 2015, Laia volvió a superarse y, en su quinta participación consecutiva en el Rally Dakar, firmó un magnífico 9º puesto absoluto, el mejor resultado de una mujer en motos en las 37 ediciones de la prueba. Cuatro meses después de regresar de Sudamérica, debutaba como piloto oficial de KTM en el Mundial de enduro que acabaría conquistando por cuarto año consecutivo. Fue el título nº17 de su extenso palmarés mundialista.

Además, esa temporada se colgó su cuarta Medalla de oro en los X Games de Enduro X, al ganar la prueba celebrada en Austin (EEUU). También disputó con éxito la Baja Aragón, prueba en la que acabó en 5º lugar absoluto, el mejor papel de una mujer en la historia de esta clásica prueba.

Para preparar a conciencia su sexto Dakar, participó en el TransAnatolia Rally, donde fue 6ª absoluta y primera fémina; el Rally de Marruecos, en el que firmó sendos 11º puestos de etapa; y el Merzouga Rally que saldó con la 5ª plaza absoluta y primera mujer clasificada.

Al margen de las motos, en 2015 Laia también realizó diversas incursiones automovilísticas, como el Barcelona RX del Circuit de Barcelona-Catalunya, la SEAT Eurocup, los 500 Kilómetros de Alcañiz o las 24 Horas de Barcelona de Automovilismo, que volvió a completar junto a Francesc Gutiérrez dentro del único equipo formado por tan sólo dos pilotos.

En 2016 revalidó el título mundial de enduro (el quinto consecutivo de su cuenta particular) y ensanchó así su palmarés hasta los 18 cetros mundialistas, cifra que se quedaría inmóvil en 2017 al verse obligada a abandonar en el GP de Alemania, la última cita del campeonato, por una rotura del motor de su moto. Fue la primera vez desde 2007 que no ganaba un mundial. Volviendo a 2016, al final de ese verano se estrenó en los Seis Días de Enduro (ISDE) con una peleada segunda posición en el apartado individual y con otro segundo en la clasificación por equipos con el combinado español.

El Rally Dakar de ese año no fue fácil para Laia Sanz. En los últimos días de competición cogió anginas y se vio obligada a pilotar con fiebre y mareos. Fue entonces cuando sufrió una fuerte caída que le provocó una distensión de ligamentos (esguince acromio-clavicular) de grado dos en la clavícula derecha. La barcelonesa sacó fuerzas de flaqueza y no sólo logró terminar la carrera, haciendo honor a su lema “quien tiene la voluntad tiene la fuerza”, sino que además lo hizo en decimoquinta posición.

En 2016 también disputó por primera vez los rallys Abu Dhabi Desert Challenge, donde acabó en una gran sexta posición; el Sealine Cross Country Rally de Qatar, que tuvo que abandonar por una caída en la segunda etapa; y el Atacama Rally, donde fue 12ª tras varios contratiempos en las primeras jornadas, como tener que recorrer a pie y tirando de la moto el último kilómetro y medio de la tercera etapa por un problema de combustible.

En el Dakar 2017 se quedó a las puertas de un top 15 que alcanzó en la penúltima etapa y que se le escapó el último día por sólo 50 segundos. Pese a ello, su resultado en la clasificación final del Dakar 2017 bien valió un capítulo aparte en el palmarés de la prueba. Y es que Laia amplió su leyenda como la piloto femenina que más veces ha terminado el rally más duro del mundo en motos: siete en total, todas consecutivas desde que debutó en 2011, las últimas cuatro acabando entre los 16 mejores hombres del rally (16ª en 2014, 9ª en 2015, 15ª en 2016 y 16ª en 2017) y siempre como primera mujer.

Este año se centró en la preparación para su último mundial de enduro, pero pese a ofrecer un rendimiento excelente, se le escapó un triunfo que hubiera significado un más que merecido colofón. Al menos sí pudo celebrar la victoria en el apartado individual en los ISDE. En cuanto a rallys cross-country, sólo disputó dos pruebas: el Atacama Rally y el Rally OiLibya de Marruecos.

En la prueba transandina fue 11ª absoluta en su reencuentro con la KTM 450 Rally después de ocho meses sin competir en esta modalidad. Un mes y medio más tarde, reapareció en la cita marroquí con una gran octava posición final, a sólo 23 segundos del séptimo clasificado. Después de cinco jornadas de competición (más una corta prólogo), Laia no sólo cumplió su misión, sino que además dio un paso adelante en cuanto a pilotaje y confianza que la llevó a firmar resultados de mérito. El quinto puesto logrado en la súper especial sólo fue un anticipo del hito que estaba por llegar: el tercer puesto en la segunda etapa que constará en la historia de la competición como el mejor resultado de una mujer en el mundial de la especialidad.