Laia baja de la moto para subir a la pasarela por un día

Laia baja de la moto para subir a la pasarela por un día

 

Ha sido una experiencia distinta e inolvidable, aunque he pasado más nervios que cuando corro entre las dunas”, ha confesado Laia.

Laia Sanz ha debutado hoy como modelo. La triple ganadora del Dakar femenino y 13 veces campeona del mundo (12 de trial y 1 de enduro) ha dejado aparcada su moto por unos instantes para subirse a la pasarela. La piloto de KH-7 ha cambiado mono, casco y guantes por un espectacular vestido de novia del diseñador Jordi Dalmau con el que ha desfilado en la Pasarela Gaudí Novias 2013, que se celebra esta semana en la Fira Barcelona.

Laia ha demostrado desenvolverse tan bien sobre la pasarela como al manillar de su motocicleta. La piloto catalana ha lucido con elegancia un vestido exclusivo para ella dentro de la nueva colección Elixir de Jordi Dalmau. La pluricampeona ha sido centro de atención de todos los focos y se ha llevado una sonora ovación del público asistente. La iniciativa ha contado con el apoyo de la marca líder en productos quitagrasas y quitamanchas KH-7.

Ha sido una experiencia increíble, inolvidable y distinta a todo lo que había hecho antes. He pasado muchos nervios, sobretodo al principio. Me he sentido intimidada ante tanto público y junto a modelos tan altas. Lo mío es pilotar, me encuentro más cómoda sobre la moto pasando dunas que desfilando en la pasarela”, ha reconocido Laia Sainz después de su multitudinario desfile.

La piloto de Corbera de Llobregat ha vestido un conjunto en tonos naranjas, en un claro guiño al color corporativo de KH-7, que contrastaba con unas mallas blancas de estilo “trialero” y su habituales botas de moto. “El vestido me enamoró en cuanto lo vi por primera vez. Jordi Dalmau ha acertado en el diseño y estoy encantada de haberlo llevado. ¿Boda a la vista? No, de momento, no, aunque seguro que algún día me llegará la hora. De momento prefiero centrarme en competir”, ha reconocido.

El diseñador Jordi Dalmau ha confesado su sorpresa ante el ‘savoir-faire’ de Laia, a pesar de su total inexperiencia como modelo: “Parece como si lo hubiera hecho toda la vida. Laia es un ícono y, aunque al principio estaba como un flan, después ha dejado todos los nervios sobre la pasarela y lo ha hecho estupendamente. La hemos sacado de su mundo que son las motos y, a pesar de su timidez, ha tenido el valor de salir a desfilar. He querido mantener sus botas de competición porque es una prenda que la identifica”.

Nada más finalizar el desfile, Laia Sanz se ha cambiado de ropa para dirigirse directamente a Almería, donde este fin de semana disputará el Enduro de Antas, puntuable para el campeonato de España.