Laia Sanz saca el rodillo en la arena del Empty Quarter

  • Tras la tercera etapa del Dakar, la piloto de KH-7 ha encontrado su nivel habitual de velocidad y constancia, para finalizar a 22 minutos del primero.

 

  • Ahora es cuando me hubiera gustado tener la primera etapa, que era difícil de navegación, porque lo hubiera hecho mucho mejor. Voy con más ritmo y con más confianza en los sitios rápidos”.

 

  • El primer día se me acumulaba el trabajo. Me faltaba rodaje y me costaba encontrar el equilibrio entre leer el roadbook e ir deprisa. Ahora lo llevo mucho mejor”.

 

  • Los tiempos son buenos, aunque en la clasificación no se aprecie, pero hay que tener en cuenta que todo el mundo está en carrera aún y que se está yendo gas a fondo; la media de hoy era muy elevada, de 120 km/h”.

 

Tres etapas es lo que ha necesitado Laia Sanz para tomarle el pulso a la competición. En la tercera etapa del Rally Dakar 2021, la piloto de KH-7 ha demostrado por segundo día consecutivo una regularidad extraordinaria que le ha permitido seguir progresando y terminar satisfecha sin cometer errores, en 26ª posición, a 22 minutos del vencedor de la jornada, tras 403 kilómetros de especial.

 

El Dakar no espera a nadie y Laia Sanz no estaba dispuesta a quedarse atrás. Consciente de ello, ha tenido que reciclarse a marchas forzadas para ponerse al día de todo lo que no ha podido hacer durante el año. ¿Le faltaba ritmo de competición y soltura para pilotar y navegar a la vez después de tantos meses inactiva? Solucionado. Sólo necesitaba unos cientos de kilómetros para sacudirse el polvo y volver al modo rodillo, ese que la lleva a devorar cada palmo del terreno con absoluta constancia y sapiencia.

 

Ahora es cuando me hubiera gustado tener la primera etapa, que era difícil de navegación, porque lo hubiera hecho mucho mejor. Voy con más ritmo y con más confianza en los sitios rápidos. El primer día se me acumulaba el trabajo. Me faltaba rodaje y me costaba encontrar el equilibrio entre leer el roadbook e ir deprisa. Ahora lo llevo mucho mejor, aunque quizá no lo parezca porque la posición no lo refleja. Por ejemplo, hoy he ido bien, pero es que hay un nivel increíble en las motos. Miras los tiempos y estoy a tres minutos del Top 20. Otros años, si alguno de los candidatos a la victoria se perdía, hacía el 12 o el 15. ¡Ahora están haciendo el 30!”, exclama Laia Sanz.

 

La de KH-7 insiste en que, por el momento, la clasificación es anecdótica y que lo más importante es que está rodando al ritmo de los pilotos con los que tendrá que jugarse un puesto entre los 15 o 20 primeros, si consigue finalizar su undécima participación consecutiva en el Rally Dakar: “Los tiempos son buenos, aunque en la clasificación no se aprecie, pero hay que tener en cuenta que todo el mundo está en carrera aún y que se está yendo gas a fondo; la media de hoy era muy elevada, de 120 km/h. Yo tengo que ir haciéndolo igual cada día y seguro que, si no cometo fallos, iré mejorando”.

 

La tercera etapa, con inicio y final en Wadi Ad-Dawasir, entraba en el enorme desierto del Empy Quarter y ha transcurrido por planicies rápidas con arena que se interrumpían con algún paso por cañones, zonas pedregosas y un breve contacto con las dunas.

 

Este miércoles, la caravana del Dakar pone rumbo al norte de Arabia Saudí con la disputa de la cuarta etapa, la más larga del rally, de 813 kilómetros (476 de enlace y 337 de especial cronometrada) entre Wadi Ad-Dawasir y Riad.