Laia Sanz, con las víctimas de la tragedia de Jujuy

Laia Sanz, con las víctimas de la tragedia de Jujuy

  • La piloto de KH-7 ha mostrado su solidaridad con las personas afectadas por el alud y sus condolencias a las familias de las víctimas.

 

  • «La carrera pasa ahora a un segundo plano. Lo que realmente nos preocupa es cómo estarán las personas afectadas y cuándo podrán retomar la normalidad en sus vidas”.

 

  • «La organización ha hecho todo lo que tenía que hacer. No había más opción que cancelar las etapas que se han suspendido hasta ahora y se han tomado las decisiones correctas«.

 

 

11 de enero de 2017

El Rally Dakar ha vivido este miércoles una jornada extraña. La novena etapa, prevista entre Salta y Chilecito con 977 kilómetros de recorrido total, se ha tenido que suspender debido a la situación caótica que se produjo ayer por la tarde tras una enorme avalancha de lodo. La ruta entre Jujuy y Salta, en Argentina, quedó bloqueada y el desprendimiento sepultó zonas habitadas provocando dos víctimas mortales, cientos de personas evacuadas de sus casas e importantes daños materiales. Laia Sanz no ha querido ser ajena a la catástrofe y ha mostrado su solidaridad con los afectados.

 

«La carrera pasa ahora a un segundo plano. Lo que realmente nos preocupa es cómo estarán las personas afectadas y cuándo podrán retomar la normalidad en sus vidas. Lo peor es que han fallecido personas y, después de todos estos días recibiendo tanto cariño de la gente de los sitios por los que pasamos, no puedes evitar ponerte en su piel y el de sus familias. Les quiero mandar todo mi apoyo, solidaridad y condolencias«, señala la piloto de KH-7 y el KTM Factory Rally Team.

 

Tras la complicada situación en la que quedó sumida la región de Jujuy, los participantes y los vehículos 4×4 de asistencia pudieron seguir por una maltrecha pista de montaña hacia Salta, donde han descansado unas horas antes de proseguir por carretera hasta Chilecito. «Pasamos por una pista de montaña en muy mal estado, con mucho polvo después de todo el día de ir en moto. Fue un poco como una tortura. Luego fuimos hacia Chilecito, pero con la mitad de la gente del equipo porque para las motorhomes fue imposible seguir«, comenta.

 

De hecho, el resto de la caravana del Dakar quedó aislado sin poder proseguir la marcha, hecho que ha obligado a los equipos a improvisar soluciones de emergencia para poder retomar la carrera mañana, en la décima jornada, entre Chilecito y San Juan, con una especial de 449 kilómetros. «Ha sido todo muy caótico pero hay que ser conscientes de que los desastres naturales y la climatología no se pueden prever. La organización ha hecho todo lo que tenía que hacer. No había más opción que cancelar las etapas que se han suspendido hasta ahora y se han tomado las decisiones correctas«, asegura la barcelonesa.

 

Encuadrada en la 24ª posición de la general, la piloto de KH-7 lamenta también que sus posibilidades de cumplir el objetivo de terminar en el top 15 quedan mermadas: «Ahora es muy difícil. Arreglar esto es complicado porque sólo quedan dos días de carrera de verdad, ya que el último será un trámite. Dejando al margen la tragedia, la suspensión de las etapas no ha ayudado a que siguiera remontando. El día anterior a la etapa de descanso y esta novena especial hubieran sido días claves, pero hay que aceptar la situación«.