Después de 13 títulos mundiales de trial, la piloto de KH-7 ha decidido dejar esta modalidad para centrarse en el enduro y el Rally Dakar.

La coincidencia de calendarios y la exigencia física que implicaba competir en tres disciplinas distintas son los principales motivos de su renuncia.


 

Pre Trial Francia2

 

Laia Sanz no competirá en el Campeonato del Mundo de Trial. Después de 13 títulos mundiales en esta especialidad, la piloto de KH-7 ha decidido retirarse para centrarse exclusivamente en el enduro y el Rally Dakar.

La decisión se hace pública un día antes de que arranque el campeonato 2014 en Bélgica, si bien desde hace algunos meses la mejor piloto de motos de todos los tiempos tenía asumida su renuncia.

“No sé si es un adiós o un hasta luego, pero sí es cierto que este año hago una pausa y ya veremos”, dice Laia sin terminar de resignarse a abandonar el deporte que la encumbró. “Ha sido una decisión muy difícil de tomar pero con los calendarios de competición que hay, resultaba imposible simultanear el enduro y el trial. Creo que decantarse por el enduro es la decisión acertada”, sigue.

Los motivos son varios. Por un lado, la coincidencia de calendarios le impedía optar a repetir los títulos de trial y enduro y, de hecho, el pasado año ya tuvo que ingeniárselas para disputar las pruebas decisivas de ambos campeonatos en un mismo fin de semana. Esta vez, en cambio, no había margen para volver a repetir la carambola de 2013.

Por otro parte, la exigencia física y mental de preparar tres modalidades tan dispares, si añadimos los rally-raid, había reducido mucho los tiempos de descanso de la catalana. Eso le provocó incluso la aparición de algunas lesiones, como es el caso de una tendinitis en el codo izquierdo -de la que se operó hace aproximadamente tres meses- que tuvo que soportar en el Dakar 2014 y la primera prueba del mundial de enduro 2014.

“Es difícil compaginar tres especialidades. Los pilotos que van bien en el Dakar sólo se preparan para el Dakar y lo mismo sucede con los de enduro o los de trial. Yo estaba haciendo tres cosas a la vez y al final el cuerpo se resiente. Llevo varios años prácticamente sin parar y me faltaba descanso, que es una parte importante del entrenamiento. La lesión en el codo fue un aviso de que tenía que aflojar un poco y me ayudó a tomar la decisión”, asume.

A pesar de ello, la piloto de KH-7 se veía “con fuerzas de seguir ganando”, asegura. “El problema es que no dispongo de mucho tiempo para entrenar y el trial es el deporte del motor que más horas de moto requiere. Es muy técnico y difícil, y para estar bien hay que entrenar muchas horas, algo que ahora mismo no era posible. Además, el enduro es más similar al Dakar y más fácil de compatibilizar. La técnica del enduro me ayuda después a preparar el Dakar. En cambio, el trial es muy diferente y pide una preparación física muy distinta”. explica.

Laia Sanz cuenta con 28 años de edad y una larga trayectoria en el trial que arrancó a los 7 años. En 1997 logró su primera victoria compitiendo contra los chicos y tres años después ganaba el campeonato de España en la categoría cadete siendo la única fémina. Las diferencias físicas entre chicos y chicas aumentaron con el paso de los años y la de Corbera de Llobregat (Barcelona) empezó a centrarse en las incipientes competiciones femeninas a nivel internacional, aunque nunca dejó de competir contra rivales del género opuesto. En 2000 conquistó el primero de sus 13 títulos mundiales -el único que no ganó desde entonces fue el de 2007-, a los que acompañaron 10 títulos europeos y 6 triunfos en el Trial de las Naciones por equipos.

En 2011 debutó en el Rally Dakar con un equipo privado apoyado principalmente por KH-7. La marca líder en limpiadores de cocina y quitagrasas acompañaría a Laia Sanz en todos sus retos a partir de entonces. Cuatro participaciones en el rally más duro del mundo con sendas victorias en el apartado femenino, tres medallas de oro en los X Games  y dos títulos mundiales de enduro después, Laia Sanz se despide del trial.

Ahora, el objetivo de la 15 veces campeona del mundo será seguir sumando títulos y tratar de mejorar en la próxima edición del Dakar el extraordinario 16º puesto de la general logrado este año.