La doble campeona del mundo de enduro buscará este fin de semana en Francia su tercera corona.

A la piloto de KH-7 le basta con sumar un tercero y un cuarto puesto en las dos últimas carreras de la temporada, que se disputan este sábado y domingo en Brioude.

 

 

Baja E2 2 

 

No hay descanso para Laia Sanz. Cinco días después de superar el reto de las 24 Horas de Barcelona de automovilismo y ganar su categoría, la piloto de KH-7 ya está lista para otro desafío: lograr su tercer título de enduro y alcanzar la increíble cifra de 16 mundiales sobre dos ruedas (sumando los 13 que posee en el trial). Para ello tendrá que superar a lomos de su Honda CRF250 las dos últimas carreras de la temporada, que se disputan este fin de semana en la localidad de Brioude en el marco del GP de Francia de la especialidad.

Laia lo tiene todo a su favor, gracias a los 12 puntos de ventaja que la separan de la británica Jane Daniels, segunda en el campeonato y máxima rival de la piloto de Corbera de Llobregat de cara al cetro mundialista. En el peor de los casos, la vigente campeona necesita sumar un mínimo de 28 puntos, lo que equivale a un tercero y a un cuarto puesto, y en caso de empate ganaría igualmente ella por el mayor número de triunfos que atesora en la presente campaña.

Pese a que las matemáticas le son propicias, la piloto de KH-7 no se fía y asegura que saldrá a por todas: “En la última carrera, en Suecia, ganó Daniels y por eso hay que salir concienciada y muy concentrada. Mi objetivo es ganar las dos pruebas del fin de semana y el mundial, pero eso no quita que hay que ir con cuidado y no arriesgar más de la cuenta”.

Sanz afronta la doble cita de Francia con mejores sensaciones que en Finlandia y Suecia, donde tuvo que correr después de una operación en un codo que le impidió estar al cien por cien físicamente.

“Ahora ya no me duele el codo y he podido entrenar bien, lo que me da un plus de confianza, además he visto cómo es el recorrido y me gusta. Tiene zonas difíciles y técnicas que pueden marcar la diferencia”, asevera.

La carrera empezará mañana viernes al atardecer con la disputa del Super Test, a modo de prólogo. Tanto en la carrera del sábado como en la del domingo, las participantes tendrán que dar tres vueltas a un tramo de 55 kilómetros compuesto por tres especiales.