La piloto del equipo KH-7 ha conseguido un peleado triunfo en el GP de Finlandia en su regreso tras operarse de una tendinitis en el codo izquierdo.

“El recorrido ha sido como una guerra”, asegura la pluricampeona española, que mañana disputará la segunda manga de una carrera que “hace quince días no sabía si podría correr”.

 

 

Laia Finlandia D1 1 

 

Laia Sanz se ha impuesto en la primera de las dos carreras de que consta el Gran Premio de Finlandia de Enduro, que se disputa este fin de semana en Heinola. La piloto del equipo KH-7 ha sumado su tercera victoria consecutiva de la temporada, esta vez con una ventaja de 1:41 sobre la británica Jane Daniels y de 2:17 sobre la sueca Emilie Karlsson. Con este resultado, la de Corbera de Llobregat amplía su renta al frente del mundial femenino: ahora tiene 60 puntos, por los 51 de Daniels, su principal rival.

La 15 veces campeona del mundo reaparecía al manillar de su Honda CRF250 tras los dos meses de parón de la competición desde la última carrera. En ese tiempo, Laia ha aprovechado para pasar por quirófano y operarse de una molesta tendinitis que arrastraba en el codo izquierdo desde hacía un año y medio. Pese a haber cubierto sólo la mitad del tiempo habitual para recuperarse de este tipo de intervención, Sanz ha logrado el mejor crono (53:15.02) entre las veinte chicas participantes, aunque no sin dificultad.

“Ha sido una carrera muy dura y he sufrido bastante. Me he cansado más de lo habitual porque tras la operación he tenido poco tiempo para recuperar completamente la forma física y para entrenar. Quince días atrás no tenía nada claro si podría correr aquí. Del codo me he sentido bien, pero me falta un poco de confianza y eso hace que frene un poco más de lo normal y no vaya al ritmo que me gustaría”, reconoce Laia Sanz.

La de KH-7 ha ganado cinco especiales, incluyendo el Súper Test disputado el viernes a modo de prólogo, mientras que las pilotos escandinavas, más acostumbradas al tipo de superficie de esta carrera, han dominado en cuatro de los cinco tramos restantes, algo que ya sospechaba Laia que sucedería: “El recorrido ha sido como una guerra, estaba lleno de zanjas, barro, piedras... Sabía que las pilotos locales lo harían bien porque están en su elemento, así que no me ha sorprendido que pusieran las cosas difíciles, especialmente Karlsson, que en el cross test apretaba mucho. Ha sido una carrera agotadora, pero siempre hay que luchar hasta el final, así que puedo estar muy contenta con la victoria”.

Este domingo se disputará la segunda manga del Gran Premio de Finlandia, con el mismo recorrido, así que será una nueva prueba de fuego para la vigente campeona del mundo de enduro femenino.