En siete días se disputarán cuatro carreras con 80 puntos en juego, entre Finlandia y Suecia, que serán determinantes para que la piloto de KH-7 pueda reeditar el título.

La 15 veces campeona del mundo reaparece tras dos meses de parón de la competición, que ha aprovechado para operarse de una lesión en el codo izquierdo.

 

 

Laia Solsona D2 2 

 

Se reactiva la lucha por el título mundial de enduro femenino. Tras un parón de dos meses, vuelve la competición con dos citas dobles en una semana de diferencia, en Finlandia y Suecia. Cuatro carreras y 80 puntos en juego que serán claves porque tras ellas sólo quedará pendiente un último Gran Premio por disputar, a mediados de septiembre. Laia Sanz no quiere sorpresas y tratará de asegurar el máximo de puntos al manillar de su Honda CRF250 de cara a renovar su corona y alcanzar el récord de 16 títulos mundiales. Para lograrlo, deberá ganar distancia en una clasificación que lidera con 40 puntos, 6 más que las segunda, la británica Jane Daniels.

Los próximos siete días se convertirán en otro gran reto para la piloto de KH-7, que pasó por quirófano hace apenas un mes y tres semanas. Sanz decidió tratarse, aprovechando el parón de la competición, para curar una tendinitis en el codo izquierdo que arrastra desde hace un año y medio y que tuvo que soportar durante el pasado Rally Dakar, donde acabó en la 16ª posición de la general y como primera fémina.

La pluricampeona espera estar lista para la competición, pese a no haber cumplido el periodo habitual de recuperación para esta lesión: “Normalmente, para recuperarse se tarda entre tres y cuatro meses, pero yo no llevo ni dos. Espero estar bien, aunque no al cien por cien, porque con la operación he tenido muy poco tiempo para recuperar el tono físico y entrenar en moto. Sé que la decisión de hacerlo en este momento era arriesgada, pero cualquier momento de la temporada hubiera sido malo por los calendarios. Lo que tenía claro es que había que ponerle remedio porque llevaba mucho tiempo con molestias y dolor en el codo”.

También el tipo de superficie jugará un papel determinante en el GP de Finlandia. El recorrido se presenta muy complicado, según afirma la piloto de Corbera de Llobregat: “Estos días hemos estado caminando las especiales y el terreno está en muy mal estado, lleno de grandes baches, zonas de barro con pedruscos escondidos, arena, surcos. Será una carrera muy física y tendré que ver cómo respondo. Habrá que estar muy atenta a las pilotos locales, que seguro que están muy habituadas a este tipo de superficie”.

La prueba arrancará esta tarde-noche en Heinola con el habitual Súper Test a modo de prólogo, con una veintena de participantes femeninas en la línea de salida. El sábado se disputará la primera carrera y el domingo, la segunda manga. Laia Sanz buscará reeditar la doble victoria que logró en la cita inaugural del mundial de enduro en Solsona (Lleida) y ampliar su ventaja al frente de la clasificación.