La piloto de KH-7 ha registrado en la quinta y penúltima etapa su mejor actuación en el Rally OiLibya de Marruecos, aún mermada físicamente.

Es 11ª en la general y sólo tiene que superar los últimos 113 kilómetros cronometrados de la carrera para finalizar con éxito su primera participación con una Honda HRC oficial.


 

Laia Marruecos E5 1

 

Sigue con décimas de fiebre y las costillas maltrechas, pero el ánimo inquebrantable. Laia Sanz aprovecha para descansar todo lo que puede al terminar la etapa para salir al día siguiente en las mejores condiciones posibles, aunque “ahora mismo no son las óptimas”, reconoce. Y pese a todo, en la quinta y penúltima jornada del Rally OiLibya de Marruecos, de Zagora a Marrakech, la piloto de KH-7 ha reivindicado nuevamente su fortaleza con una 11ª posición en la etapa que se repite en la clasificación general, su mejor resultado en esta prueba.

Ha sido un día complicado, plagado de trampas y un trazado pedregoso con 302 kilómetros cronometrados por caminos de montaña bordeando barrancos, a los que había que añadir un enlace de 210 kilómetros que se hacía inacabable por el tráfico y las características de las carreteras del Atlas.

A lomos de una Honda CRF450 RALLY oficial, Laia tomaba la salida muy consciente de qué debía hacer y qué no: “Era la etapa más peligrosa del rally y tenía claro que no podía arriesgarme a sufrir una caída tal como tengo las costillas. Por eso, he querido pilotar con precaución y no correr demasiado donde no tocaba”.

“Estoy muy satisfecha de cómo ha ido todo porque no he cometido errores. Mañana saldré con mucha tranquilidad porque no creo que pueda entrar en el top 10 y tampoco tengo amenazada mi 11ª posición. Lo único negativo es el abandono de mis compañeros Gonçalves y ‘Jere’. Espero que Paulo se recupere rápido”, comenta Laia.

La última etapa del Rally de Marruecos se disputará mañana jueves con 56 kilómetros de enlace y una especial corta de sólo 113 kilómetros, con salida y llegada en Marrakech.