Ha podido pilotar con menos molestias en las costillas por el tipo de terreno de la cuarta especial, pero ha finalizado la jornada con fiebre.

La piloto de KH-7 ha cruzado la meta en 15º lugar y mejora un puesto en la clasificación general del Rally OiLibya de Marruecos: ahora es 13ª.


 

Laia Marruecos E4 1

 

Laia Sanz sigue progresando en el Rally OiLibya de Marruecos. En la cuarta etapa, entre Zagora y Cheggaga, con 154 kilómetros de enlace y una especial de 226, la piloto de KH-7 ha terminado en 15ª posición, a 18 minutos de la cabeza de carrera. En la general sube un puesto para situarse en 13º lugar, a falta de las dos últimas jornadas de competición.

Tras la caída sufrida el segundo día, Laia sigue aquejada de dolor en las costillas y en una mano, aunque hoy las molestias han sido menores por el tipo de terreno, explica: “He podido aguantar bien porque la etapa ha sido principalmente de arena y bastante rápida. En cambio, en terrenos más pedregosos, como el que se espera para mañana, el dolor es más intenso”.

La 16 veces campeona del mundo ha arrancado bien y en los primeros compases de la especial ha alcanzado a tres pilotos que habían salido delante de ella, pero al llegar a las zonas rotas ha tenido que aminorar. “Era una zona rápida pero incómoda de pilotaje y he decidido bajar el ritmo. No tenía mucho sentido arriesgar, tal como tengo las costillas. El objetivo es seguir haciendo kilómetros”.

“Mañana será mucho más complicado porque tenemos una etapa de montaña con mucha piedra y tendré que ver cómo me encuentro. Además, he pasado una mala noche y al llegar al hotel después de la etapa he cogido fiebre”, reconoce.

Este miércoles, quinta etapa entre Zagora y Marrakech, con 210 de enlace cronometrados y 302 cronometrados.