Una penalización de última hora a Joan Barreda y a Jordi Viladoms deja a Laia en una histórica 7ª posición de etapa. 

La piloto de KH-7 reconoce que “nunca hubiera imaginado algo así” tras acabar la novena etapa entre los diez primeros.

Es el mejor resultado de una mujer en la categoría de motos del Dakar en más de tres décadas. 

 

 

Se nos acaban las palabras para definir la actuación de Laia Sanz en este Dakar 2014. La piloto de KH-7 se ha superado a sí misma en la 9ª etapa del rally al cruzar la meta en una extraordinaria 9ª posición, a sólo 14 minutos y 34 segundos del primero, después de 422 kilómetros cronometrados.

No obstante, la sorpresa saltaba a última hora de día cuando la dirección de carrera ha comunicado sendas sanciones de 15 minutos a Joan Barreda, por exceso de velocidad, y a Jordi Viladoms, por cambio de motor. De este modo, Laia ha subido dos puestos en la etapa y finalmente acaba 7ª, lo que supone la mejor clasificación de una mujer en el Dakar en motos en más de tres décadas. En la general, la de Corbera de Llobregat ocupa una excelente 16ª posición, ahora a 16’47” del 15º, el boliviano Juan Carlos Salvatierra.

Sigue sin creérselo. Hace dos días Laia Sanz se sorprendía a sí misma con el 12º puesto que logró en la 7ª jornada del rally, que igualaba su mejor registro en esta competición, y hoy no ha sido menos: “Nunca hubiera imaginado que un día podría acabar entre los diez primeros”, dice esbozando una sonrisa entre ingenua y pícara. “Cuando he llegado al refueling y he visto que no venía nadie detrás he empezado a pensar que estaba haciendo una buena etapa, pero pensaba que quedaría entre los quince primeros, no la novena”.

Estoy súper contenta, pero es que todos los días acabo así. Está siendo un Dakar muy bueno para mí. Me siento bien con mi pilotaje y la moto va increíble, y además los resultados acompañan. ¿Qué más puedo pedir?”, se interroga tras dejar su Honda CRF450 Rally en la carpa de Honda Argentina.

El duodécimo puesto del año pasado estuvo muy bien, pero en el fondo fue en una etapa rara en el que se perdió mucha gente. Esta vez ha sido en una etapa normal y eso me hace estar más satisfecha aún”, reconoce la campeona del Dakar femenino.

La proeza de la ‘Reina del Dakar’ adquiere más valor si cabe por una pequeña incidencia con su road book que la ha obligado a ralentizar la marcha en una especial que ha sido muy rápida: “Hacia el kilómetro 200 se me ha estropeado el pulsador del road book y he tenido que ir pasando las hojas manualmente por lo que en algunos momentos he tenido que bajar un poco el ritmo. Creo que hasta me ha ido bien, porque en las dunas quizá eso me haya hecho navegar mejor”.

La etapa ha sido muy rápida y tenía algunos peligros serios, pero he rodado muy concentrada evitando cualquier riesgo. Los últimos 50 kilómetros de dunas han sido espectaculares, sobre todo cuando culminas la gran duna y ves el océano. Ha sido un día especial”, explica.

Laia Sanz saldrá mañana con el 16º lugar de la general bajo el brazo. Por delante tendrá la 10ª etapa -ya sólo faltan cuatro para el final-, entre Iquique y Antofagasta, con la especial más larga para las motos (631 kilómetros cronometrados).