La piloto de KH-7 ha finalizado una cuarta etapa durísima nuevamente entre los 20 primeros.

“Se les ha ido la mano con estas dos etapas. En los últimos 70 kilómetros he visto las estrellas”

 

 

Durísimo. Este el adjetivo más repetido por todos los pilotos del Dakar cuando sólo se han disputado cuatro etapas. Laia Sanz también ha usado esta palabra para referirse a la exigencia extrema de esta edición, en la que los pilotos de motos que siguen en carrera han superado la primera doble etapa maratón. La de KH-7 lo ha hecho otra vez con nota al manillar de su Honda CRF450 Rally al terminar en 20ª posición, a 52’13” del vencedor del día. Con este resultado, asciende dos puestos en la general y ya es 18ª, a 2h 16’36” del líder.

No ha sido una jornada nada fácil para la pluricampeona, puesto que un virus estomacal ha mermado sus fuerzas: “No me encontraba muy bien por la mañana y prácticamente no desayuné, así que me planteé el día con calma. Pensaba que terminaría la 40 y me ha sorprendido mucho acabar finalmente entre los 20 primeros”, explicaba Laia agotada a su llegada al final de la especial, después de cubrir los 353 kilómetros cronometrados del día.

“Hoy estaba navegando muy bien en la primera parte de la especial, y no era nada fácil, pero por la tarde ya iba exhausta y me he equivocado junto con Helder Rodríguez en un río. Allí hemos tardado unos diez minutos en encontrar la ruta correcta”, lamenta.

“Esperaba que no fuera un día excesivamente complicado porque después de una etapa dura, siempre ponen una más fácil, pero esta vez no ha sido así. Se les ha ido la mano con estas dos últimas etapas, muy lentas y difíciles. Estamos todos muy cansados y yo en los últimos 70 km he visto las estrellas. ¡Estoy muerta! ¡Vaya dos días! Me duele todo el cuerpo y aún queda hacer el enlace, preparar el roadbook de mañana…”, suspira.

Laia Sanz, así como el resto de pilotos, tendrá que aprovechar al máximo las pocas horas de descanso para afrontar mañana otra dura prueba: ni más ni menos que 912 kilómetros de etapa, 527 de ellos contra el reloj. “A este paso, si sigue así la carrera tendré que conformarme sólo con terminar”, exclama la piloto.