Frenada por el polvo de los pilotos que la precedían en el orden de salida, la piloto de KH-7 ha tenido que adelantar a unas cuantas motos para acabar entre los 35 primeros.

Respecto a la primera jornada del año pasado, la campeona femenina ha mejorado 40 posiciones.

 

 

Buen arranque del Dakar para Laia Sanz que, en la primera etapa del rally, ha finalizado en una “muy positiva” 35ª posición, según ha calificado la piloto de KH-7. Al manillar de una Honda CRF450 Rally, Sanz ha cubierto los 809 km entre Rosario y San Luis sin ningún percance y con un resultado esperanzador.

La vencedora del trofeo femenino del Dakar ha invertido 2h 42’04” en los 180 kilómetros cronometrados de esta especial inaugural, significativamente más larga que la de la pasada edición, en la que acabó en 75º lugar, 40 puestos más retrasada que esta vez.

“Tengo muy buenas sensaciones encima de la moto y mi estrategia para estos primeros días es ser constante, pero sin arriesgar lo más mínimo. Estar entre los 35 primeros me pondrá las cosas un poco más fáciles que el año pasado porque no encontraré tanto polvo como entonces. Hoy, por ejemplo, empezaba un poco retrasada porque tengo un dorsal alto y al principio me he visto un poco frenada por otros participantes. Me lo he tomado con calma porque es el primer día, pero finalmente he decidido adelantar a unos cuantos porque sino hubiera tragado mucho polvo”, explica Laia Sanz.

Mañana se disputará la segunda etapa, entre San Luis y San Rafael, ya con el primer trazado diferenciado por tipologías de vehículos. Las motos tendrán 724 kilómetros en total, de los que 359 serán cronometrados.