Tras proclamarse campeona del mundo de trial por 12ª vez, Sanz ha vuelto a imponerse en Suiza, con lo que suma su quinto triunfo de la temporada.


Una semana después de proclamarse campeona del mundo por duodécima vez, Laia Sanz se ha impuesto en la quinta y última prueba del mundial de trial femenino, que se ha disputado hoy viernes en la localidad suiza de Moutier.

La piloto de KH-7 cierra el certamen con un pleno de victorias, tras superar con éxito la semana clave de la temporada, en la que se jugaba todo el trabajo del año en tres carreras, todas ellas en Suiza, y en sólo siete días de diferencia. Afortunadamente, y a pesar de verse obligada a competir sin estar recuperada totalmente de la aparatosa lesión en su pie, a Laia le bastó con el primer “match ball” para renovar el título.

“Es cierto que matemáticamente podía haberme ahorrado las otras dos últimas carreras, pero con lo poco que he podido tocar la moto en los dos últimos meses y medio era importante para mí volver a coger el ritmo y la confianza”, comenta.

Al igual que el sábado y el domingo pasados en Tramelan, la de Corbera de Llobregat ha impuesto hoy nuevamente su ley al manillar de una Gas Gas y ha logrado su 17ª victoria consecutiva desde 2007, el único año que no se llevó el campeonato, y la 29ª victoria desde que debutó en esta competición en el año 2000.

“Esta vez ha sido más fácil que el otro día porque en sólo una semana el dedo ha experimentado una mejoría espectacular. ¡Ahora ya si que veo la luz al final del túnel! Hoy he podido competir con mucha más confianza y me he sentido muy cómoda encima de la moto”, atestigua.

Laia sólo ha marcado 4 puntos de penalización y ha finalizado delante de la también española Sanda Gómez, que ha acumulado 15 puntos. La británica Rebekah Cook ha ocupado la tercera plaza del podium al sumar 16 puntos.

Mañana sábado, Laia Sanz participará con el equipo español en el Trial de las Naciones de Suiza, donde podría conseguir su sexto trofeo en este certamen.