La pluricampeona debutará en una prueba internacional de trial con Gas Gas y una moto de 2 tiempos.


Cuatro meses después de debutar con Gas Gas en el Rally Dakar y conseguir su segunda victoria personal en el apartado de féminas, Laia Sanz regresa a la máxima competición este fin de semana con motivo del Trial de Italia, primera prueba puntuable para el campeonato de Europa femenino.

La pluricampeona española tratará de buscar su undécimo título consecutivo en este certamen en la que quizá sea una de las temporadas más complicadas para ella. Laia debutará en un trial internacional con Gas Gas y tendrá que adaptarse al cambio de una moto de 4 tiempos a una de 2, concretamente a la Gas Gas TXT PRO 280. Además, el sábado será también la primera vez que la de Corbera de Llobregat reaparezca tras estar un mes de baja por lesión (una tendinitis en el tendón rotuliano de la pierna izquierda), fruto del desgaste que ha sufrido por su apretado calendario de competiciones, con trial, enduro y Dakar.

Pese a todas las dificultades añadidas, Sanz se muestra decidida a conseguir sus objetivos: “Tengo unas ganas terribles de volver a competir, sobre todo porque la lesión me ha obligado a dejar la moto aparcada durante unas cuantas semanas y creo que ya estoy a punto para montar de nuevo. El trial de Italia es una prueba importante y espero empezar el campeonato con buen pie, además me servirá para ver en qué punto estoy, tanto físicamente como a nivel de acoplamiento con la moto”.