Conquistó en el Jarama el título femenino de Clase 2 en la Copa de España de Resistencia 2012.

El circuito del Jarama bajó el telón de la Copa de España de Resistencia (CER) con un sorprendente desenlace para Laia Sanz. La pluricampeona de motos off-road conquistó el pasado fin de semana su primer título sobre cuatro ruedas al adjudicarse la categoría femenina de la Clase 2 del CER, algo que no entraba en sus planes ni objetivos a principios de temporada: “Estoy muy contenta de la progresión que he tenido este año. Me he divertido mucho y he aprendido muchas cosas, que es de lo que se trataba, pero no me planteaba ningún resultado deportivo”, reconoce.

En el trazado madrileño, Laia protagonizó un gran meeting, formando pareja con Rubén Gracia a los mandos de un Renault Clio Sport. “No había rodado nunca en el Jarama y al final ha resultado ser uno de los circuitos que más me ha gustado de los que he conocido este año. El trazado es muy peculiar y parece más un tramo de rallys que un circuito, con curvas ciegas, el muro muy cerca, la curva Bugatti…”, explicaba encantada.

En la primera manga remontaron 10 posiciones para cruzar la línea de meta en una meritoria octava plaza de la Clase 2. En la segunda carrera, le tocó a Laia realizar la salida y colaboró a la progresión de su equipo que fue séptimo y ocupó la tercera posición de la Challenge Ferodo Sport.

Me costó un poco al principio adaptarme”, confesaba Laia, “pero luego empecé a sentirme cómoda y en la primera carrera marqué buenos tiempos. En la segunda me tocó hacer la salida y conseguí adelantar a unos cuantos coches, lo que demuestra que cada vez estoy más acostumbrada a competir en carreras de este tipo”.

Como colofón a su debut en el CER 2012, Laia Sanz se ha proclamado campeona de España femenina de la Clase 2, después de tomar parte en cuatro de las seis pruebas que han compuesto el calendario de este concurrido campeonato de resistencia.

La pluricampeona de trial femenino ha demostrado una rápida adaptación y una gran progresión desde su primera participación en una prueba automovilista, las 24 Horas de Barcelona de 2011. Ahora aparcará el coche para centrarse ya en su próximo gran reto sobre dos ruedas: ganar su tercer Dakar femenino de forma consecutiva.