La piloto de motos off-road realizó la tercera prueba del campeonato nacional de autocross al volante de un Speed Car Xtrem en Mollerusa.


Laia Sanz se pasó nuevamente a las cuatro ruedas este fin de semana. Después de haber probado los circuitos de asfalto y de hielo, y tras realizar un test con un coche de rallys de tierra, la piloto catalana ha probado ahora un Speed Car en la tercera prueba del Campeonato de España de Autocross, que se celebró en Mollerusa el pasado domingo.

Laia corrió la final C de Car Cross, una de las categorías más igualadas de la competición. Consiguió terminar en una meritoria sexta posición tras remontar desde el último puesto de la parrilla de salida.

Ha sido una experiencia muy divertida y quiero agradecer a la Escudería Mollerussa y a Speed Car su invitación para participar en esta carrera. Estas máquinas son adictivas porque todo el tiempo vas derrapando en tracción trasera”, explica Sanz.