Fue segunda en la carrera del sábado y primera el domingo, con lo que suma su tercera victoria en cuatro carreras.

Laia Sanz va camino de conseguir su primer título mundial de enduro. La piloto española ha regresado de Torres Verdas, localidad que ha acogido el Gran Premio de Portugal, con un triunfo bajo el brazo que afianza su liderato en el campeonato.

Sanz se impuso en la carrera del domingo a la francesa Ludivine Puy y fue segunda en la prueba del sábado, de modo que tras las cuatro carreras disputadas hasta el momento (dos en el GP de España de la semana pasada y dos en el de Portugal), la piloto de KH-7 atesora tres de cuatro victorias posibles. En la clasificación general ocupa el primer puesto con 77 puntos, seis más que Puy y 37 más que la tercera clasificada, la también francesa Audrey Rossat.

El fin de semana arrancó con polémica, puesto que un grupo de pilotos pidieron a los comisarios que recortaran “por razones de seguridad” parte de una prueba extrema, donde Laia Sanz suele mostrarse superior a sus rivales. Al prosperar esa petición, la campeona española salió al supertest del viernes “con exceso de ganas”, según reconoció, y sufrió una caída que le hizo perder 8 valiosos segundos.

La diferencia con Puy sería decisiva para la carrera del sábado, en la que se vivió un apasionante duelo entre la vigente campeona del mundo y la aspirante española que se decantó del lado francés por menos de 3 segundos. Blandine Dufrene, que ocupó el tercer puesto del podio, trató de seguir el ritmo de cabeza pero finalmente acabó a 3’21”.

Con el ánimo de revancha, Laia Sanz salió a por todas el domingo y atacó al máximo desde la primera crono y su victoria no se decidió hasta el último momento, y por un ajustado margen de 6 segundos y 81 centésimas sobre Puy. El tercer puesto en el podio fue para Audrey Rossat, que terminó a 3 minutos y 50 segundos de Sanz.

Estoy muy satisfecha. Ha sido un enduro muy duro porque el sábado perdí la carrera por muy poco y era consciente que fue por el error en el supertest del viernes. Y ayer fue todo muy justo. Estuvimos batallando toda la carrera y nos alternábamos Puy y yo en el primer puesto. Al final he aguantado muy bien la presión, y no era fácil porque era una carrera muy dura psicológicamente, pero estoy contenta porque ha salido bien y me he podido llevar la victoria, que era lo importante. Además, cada día estoy consiguiendo mejores tiempos en las cronos enduro test y cross test, que es donde iba peor el año pasado”, explica.