La pluricampeona española se ha adjudicado la victoria en las dos carreras del GP de Euskadi de enduro, primera prueba del mundial femenino.

La apuesta de Laia Sanz por conseguir el póker de títulos ha comenzado con buen pie. Tras un apretado duelo con la francesa Ludivine Puy, la piloto de KH-7 se ha impuesto en las dos carreras del GP de Euskadi, primera prueba del mundial de enduro femenino, que se ha disputado este fin de semana en Munitibar. De este modo, Laia se convierte en la primera líder del campeonato con 40 puntos, 6 más que Puy, que ocupa la segunda posición.

La pluricampeona española, que cuenta con 11 títulos mundiales de trial, 10 europeos de trial y dos victorias en el Dakar de féminas, ha demostrado que también sabe ganar en el enduro, una modalidad que se le resistía y en la que todavía no había cosechado ningún triunfo desde que debutó en el mundial de 2010.

Laia Sanz preparó la carrera concienzudamente, estudiando el terreno y sus posibilidades. “Durante la semana estuvo lloviendo, de modo que había barro en las especiales y el piso estaba bastante resbaladizo. Sabía que el tipo de superficie sería muy parecido al de los enduros de Francia, y que, lógicamente, Puy partiría con mejores opciones que yo. He tratado de correr con cabeza y presionar para forzar sus errores y me he llevado la victoria, pero no me lo esperaba en absoluto. Ha sido una muy grata sorpresa”, confiesa la campeona catalana.

De hecho, la primera dominadora del enduro fue Puy, que venció en el supertest en paralelo del viernes, por sólo 3 décimas. Fue sólo un aperitivo de la intensa lucha que mantendrían durante todo el fin de semana. La carrera del sábado comenzó bien para la piloto española de Gas Gas, que supo sacar provecho de su técnica en el trial para superar en 37 segundos a su rival en las dos pasadas por la zona extrema. Al final del día, la ventaja de Laia Sanz acabó en 9 segundos, suficientes para decantar la balanza de su lado.

El guión se repitió en la segunda carrera, disputada este domingo. Puy vencía en el enduro test y el cross test, mientras que Sanz arrasaba en las extremas. Sólo en la primera, la catalana le sacó un minuto a la francesa, que forzó la máquina en el resto de tramos para reducir las diferencias, pero aun así llegó tarde a un control horario y fue penalizada con un minuto. Con todo, Laia Sanz volvió a subir a lo más alto del podio, en esta ocasión con una renta de 1’17”.

Estoy muy feliz por como ha ido todo y porque he ganado en un terreno nada favorable para mí. Ha sido un enduro muy complicado por el barro y muy duro físicamente. He sacado lo mejor de mí y he aprovechado mis bazas, aunque también he sufrido tres caídas, sin consecuencias. Tengo que agradecer a los mecánicos y a todo el equipo el gran trabajo que han hecho”, concluye.

El GP de Euskadi ha sido la primera prueba en la que Laia supera a la vigente campeona del mundo de enduro, que hasta la fecha se había impuesto en todos los enfrentamientos. El próximo fin de semana, asistiremos en el GP de Portugal a una nueva entrega de este particular e interesante duelo.