A la vencedora del Dakar 2011 en féminas está a sólo un día de subir al podio de Lima como única mujer que sigue en carrera.


Laia Sanz está a un paso de cumplir el objetivo primario de cualquier participante del Rally Dakar: llegar a la meta. La piloto de Gas Gas ha cubierto con éxito la última especial comprometida del rally, que se ha disputado hoy entre Nasca y Pisco, con 275 kilómetros contra el crono, y ya sólo le falta superar los 29 kilómetros del sector selectivo de mañana para volver a ser la reina del Dakar.

La vencedora en féminas de 2011 es la única mujer que sigue en carrera en la presente edición y hasta el momento ha demostrado un coraje formidable y una gran madurez, pese a su juventud, encima de la moto. La catalana, que también ostenta 11 títulos mundiales de trial, ha sabido administrar sus fuerzas y el desgaste de su moto hasta el penúltimo asalto de este Dakar. Hoy ha cruzado la meta en 41ª posición y en la general ocupa la 40º lugar. Para igualar la clasificación del año pasado y acabar 39ª, Laia tendría que recuperar los casi 11 minutos que le saca el holandés Daniel Willemsen, pero advierte que ese no es el objetivo: “Este año quería pelear por estar cerca de los 30 primeros, pero las circunstancias no lo han permitido, ha sido un rally duro en el que han pasado muchas cosas, pero estoy muy orgullosa de lo que he hecho y cómo lo he hecho. Repetir el 39º puesto no es mi meta y en a penas 30 kilómetros de especial no me la jugaré. Mañana sólo hay que terminar”.

Sobre la entrada del rally en Perú, Laia se muestra encantada: “Ir a Perú ha sido todo un acierto, ya que las etapas de este país han sido de las más bonitas de la carrera. Hoy, por ejemplo, he disfrutado mucho en las dunas y he navegado bien. Me siento muy feliz de estar aquí y espero que volver”.