La piloto de catalana ha firmado su mejor actuación individual en lo que va de carrera e iguala su mejor actuación del año pasado.

LLaia Sanz ha finalizado en 35ª posición la tercera etapa del Dakar 2012, su mejor actuación individual en lo que llevamos de carrera. La piloto de Gas Gas ha evidenciado un gran ritmo en toda la especial, remontando un total de 19 posiciones desde su 54º lugar de partida y venciendo al calor y los constantes cambios de altitud de la jornada. Sin embargo, según la organización, la española se saltó -al igual que una veintena de pilotos- un punto de paso, por lo que le impusieron una penalización de 40 minutos que la retrasa al 69ª puesto de la clasificación de la etapa y a la 57ª posición de la general.

Laia ha iniciado la etapa con el hándicap de su 54ª posición de partida, que la ha situado en medio de la nube de polvo de los mejores quads, a los que no podía superar por la estrechez de la pista. Sin embargo, pocos kilómetros después del refuelling, Sanz ha sacado a relucir todo su saber hacer trialero: "Hemos llegado a un río muy técnico y complicado, en el que la mayoría de pilotos que había por delante tenían problemas para avanzar. En ese momento me he dicho: ‘¡Esta es la mía!’, y he echado mano de la técnica del trial para adelantar a una veintena de corredores y empezar a coger distancia”.

La 11 veces campeona del mundo de trial ha ganado unos metros decisivos que la han catapultado muchas plazas por delante en la general: “Me siento muy fuerte físicamente. En la etapa de hoy, los constantes pasos de agua han apagado la sensación de calor de la etapa de ayer, haciéndolo todo un poco más llevadero”.

Marc Guasch, su mochilero, ha entrado en meta en 33ª plaza, pero ha recibido la misma penalización que Laia y ha visto como lo retrasaban a 66ª posición de la etapa y al 59º puesto de la general. El catalán se mostraba satisfecho con el ritmo de ambos y marcaba la táctica de futuro: “Estamos conduciendo con mucha seguridad, siguiendo un ritmo muy bonito y que nos permite relajarnos en la navegación, algo especialmente importante en días como hoy, en que ha habido muchas caídas. Hay que tener en cuenta que quedan todavía muchos kilómetros, que estamos ante un Dakar muy lento y en el que hay que intentar no gastar más energías de la cuenta si queremos cumplir nuestros objetivos. La penalización nos ha caído como un jarrón de agua fría, pero hay que aceptarlo y seguir trabajando”.