La pluricampeona de trial ha terminado la primera etapa en 80ª posición, adoptando las precauciones necesarias en los primeros compases del Dakar.


Laia Sanz y Marc Guasch se han estrenado al manillar de la Gas Gas 450 en el Dakar 2012 consiguiendo la 80ª y la 41ª posición, a 10’23” y a 5’57” del vencedor, respectivamente.

El dúo catalán ha rodado con precaución en la primera etapa, que ha transcurrido entre las localidades argentinas de Mar del Plata y Santa Rosa, con 763 km de enlace y 57 km de especial, conscientes de que en los compases iniciales de la carrera hay que mantener una estrategia conservadora.

Hoy era un día con mucho que perder y muy poco que ganar, así que me lo he tomado con calma. La especial era muy corta y muy peligrosa, con mucho polvo, algunas trampas y un trazado muy rápido. El terreno era por lo general bastante duro pero de golpe cambiaba a blando, así que era fácil sufrir una caída. Estos días hay que mantener la concentración y no mirar la clasificación. Lo importante es pasar las etapas y no cometer errores”, comenta Laia Sanz.

Para la pluricampeona de trial y actual vencedora del Dakar en féminas, ésta es su segunda participación. Su objetivo será revalidar el triunfo del pasado año y mejorar la 39ª posición que obtuvo en la clasificación general de motos.

Por su parte, Marc Guasch, que actúa en el equipo oficial Gas Gas como mochilero de Laia, ha rodado con un ritmo algo más elevado, pero manteniendo la precaución en todo momento. “Ha sido una etapa de trámite. Después de cuatro días parados la gente tenía ganas de dar gas, pero ese precisamente es uno de los errores que se comete en las primeras jornadas, porque puedes poner en peligro fácilmente el resto de la carrera. El Dakar acaba de empezar, quedan muchos kilómetros y hay que llegar todos los días a la meta”, comenta.