Laia Sanz afronta el mes más decisivo de la temporada con la conquista de su 11º título mundial, el 10º europeo y el 5º Trial de las Naciones de féminas en juego.

Ha llegado el momento de la verdad. Laia Sanz se juega la temporada en cuatro semanas en las que puede ganar las tres máximas competiciones internacionales del trial femenino. De ser así, la joven piloto sumaría a sus 25 años de edad el undécimo mundial, el décimo campeonato de Europa y el quinto Trial de las Naciones, un triplete que ya consiguió el año pasado, en 2008 y en 2002.

La primera parada de ese trayecto hacia el éxito es el Gran Premio de Alemania, que se celebrará este fin de semana en Grossheubach. El sábado se disputará la prueba puntuable para el campeonato de Europa, la segunda de la temporada, y el domingo arrancará el campeonato mundial.

Laia Sanz llega en un buen estado de forma tras prepararse a marchas forzadas entre marzo y julio, prácticamente sin tiempo de reponerse de su participación en el Rally Dakar, donde logró la victoria de féminas. La piloto de KH-7 aprovechó el mundial júnior y el europeo masculino, donde fue nuevamente la única chica participante, para recuperar el tono físico y la confianza encima de la moto de trial.

La de Corbera de Llobregat acude al trial de Grossheubach con sed de revancha, ya que en este escenario perdió el título continental en 2000. “No tengo muchas sensaciones respecto a esta prueba, ya que no compito allí desde hace 11 años y puede haber cambiado mucho en ese tiempo. De hecho, mi único recuerdo es negativo porque perdí la carrera, así que espero resarcirme y lograr ahora la victoria. En estos campeonatos tienes que dar el todo por el todo, ya que sólo hay tres carreras puntuables y un mal resultado condiciona mucho tus posibilidades”.

Tras el GP de Alemania, la siguiente cita será el fin de semana del 27-28 de agosto en República Checa, donde se disputará la última prueba del europeo y la segunda del mundial, que se cerrará en Italia el 16 de septiembre. Un día después, el 17, se celebrará el Trial de las Naciones.