La piloto de KH-7 suma su 14º título mundialista, el 13º en trial, tras vencer en el trial de La Chatre, en Francia.


Lo ha vuelto a hacer. Laia Sanz ha conseguido esta tarde su decimotercer título mundial de trial tras imponerse en la última prueba de la temporada, que se ha disputado en la localidad francesa de La Chatre.

La piloto de KH-7 ha hecho buenos los pronósticos, pese a haberse perdido dos de las cinco carreras del campeonato por coincidencia de fechas con el mundial de enduro. Hoy ha demostrado que, incluso con más presión que nunca, es una deportista excepcional: la mejor piloto de motos del mundo y de todos los tiempos.

Su victoria ha estado lejos de ser un paseo triunfal. Incluso al comienzo de la segunda vuelta, Laia ha llegado a ir por detrás de su principal rival, la británica Emma Bristow, tras recibir una penalización de cinco puntos muy rigurosa en una zona, lo que dejaba a la española momentáneamente sin el codiciado título. Afortunadamente, la pluricampeona ha sabido reaccionar con su habitual bravura para acabar llevándose la victoria a casa, la 32ª de su trayectoria en el mundial de trial femenino.

No ha sido fácil. Emma ha competido bien y ha estado reñido. Creo que yo también he hecho una buena carrera, pero hoy ha sido de esos días en los que te marcan más puntos de penalización de los que te mereces”, comenta Laia. 

La piloto catalana asegura que revalidar el título este año tiene mucho mérito: “Estoy muy contenta y orgullosa por lograrlo. Quizá es el más especial de mi carrera porque ha sido un año en el que lo he pasado mal. Además, por la coincidencia de calendarios pensaba que no podría disputar el campeonato de trial y al final lo he hecho, pero con más presión que nunca, ya que cada carrera era una final al haberme perdido las dos del principio”. 

Para colmo, no me ha quedado más remedio que tener que preparar y disputar esta carrera al mismo tiempo que el enduro de Saint-Flour. O sea, que después de superar todo esto, me siento muy feliz y muy orgullosa de haber trabajado con tan buena gente a final de año. Estoy muy agradecida a las personas que me han ayudado y me ayudan, a los patrocinadores y a los fans que me siguen”, sigue Laia.

Después de subir al podio, Laia ha tenido que apresurarse para cubrir en coche los cerca de 300 kilómetros hasta otra población gala, Saint-Flour, donde a última hora de la tarde ha disputado la jornada “prólogo” del Gran Premio de Francia de Enduro, que durará hasta el domingo. Si la piloto de KH-7 ganara las dos carreras de esta última cita del certamen, sumaría su segundo título mundial de enduro a los 13 de trial que ya tiene e igualaría la mítica cifra de 15 títulos de Giacomo Agostini.