Podría proclamarse campeona del mundo de trial este viernes y de enduro el domingo.


Parece que Laia Sanz persiga sin descanso nuevos retos cada vez más complicados. Si a mediados de mayo tuvo que disputar en un mismo fin de semana el GP de Portugal de enduro y los X Games de Barcelona, ahora tendrá que arreglárselas para competir en el mismo día en la última prueba del mundial de trial y en la última cita del campeonato del mundo de enduro.

Se trata, además, de uno de los fines de semana más importantes de la temporada para ella, ya que en tres días se juega los dos títulos. La jornada más compleja será este viernes, cuando la piloto de KH-7 deberá multiplicar su esfuerzo por dos: por la mañana luchará por conquistar su 13ª corona de trial en la localidad francesa de La Chatre y, acto seguido, cogerá un coche para cubrir los cerca de 300 kilómetros hasta otra población gala, Saint-Flour, para llegar a tiempo a la jornada “prólogo” del Gran Premio de Francia de Enduro.

Es un poco rocambolesco y arriesgado porque tendré que competir en dos disciplinas totalmente opuestas en cuanto a técnica y preparación, sin margen para descansar ni recuperar la mente. Puede salir todo bien y que gane dos campeonatos, uno de los dos, o puede salir todo desastrosamente y volver a casa de vacío. Soy consciente de ello, pero hay veces que vale la pena arriesgarse. Ahora sólo espero que me dé tiempo de llegar para disputar el súper test del enduro, que es sólo una horas después de terminar el trial. Es un poco de locos”, bromea la piloto catalana.

En cuanto a sus opciones deportivas, en el caso del mundial de trial, Laia cuenta con las dos victorias conseguidas el pasado fin de semana -también en Francia- como principal aval, pero aún así sólo le vale la victoria, o que sus rivales Emma Bristow y Rebekah Cook acaben detrás de ella.

En el caso del mundial de enduro, Sanz ostenta el primer puesto de la general con 100 puntos, 6 más que su perseguidora más directa, la australiana Jessica Gardiner (94 p.). En juego hay 40 puntos: 20 en la carrera del viernes-sábado y otros 20 en la del domingo, de modo que a la piloto española le bastaría con sumar dos segundos puestos para coronarse por segunda vez consecutiva en esta especialidad. 

En caso de ganar los dos títulos, Laia Sanz sumaría 15 mundiales en su palmarés. “Sería un éxito enorme, sobre todo porque hasta hace muy pocas semanas no me planteé participar en el trial por problemas de calendario. De todos modos, sé que lo que pretendo hacer es muy complicado, aunque muchos insistan en proclamarme campeona antes de salir a la pista. Esto no será nada fácil”, vaticina la 13 veces campeona del mundo.