La piloto de KH-7 buscará este fin de semana en Francia su primera victoria en el campeonato del mundo de trial femenino.


Laia Sanz regresa este fin de semana al mundial de trial. La piloto de KH-7 ya se encuentra en la estación de esquí francesa de Isola 2000, donde este sábado y domingo se disputarán las dos carreras del Gran Premio de Francia de Trial. La 12 veces campeona del mundo de trial femenino tratará de sumar allí su primera victoria de la temporada en esta modalidad y reengancharse así a la lucha por el título.

Pese a haberse ausentado en las dos primeras pruebas del campeonato, Sanz podría conseguir su objetivo gracias a que el reglamento del certamen obliga a descontar los dos peores resultados de cada participante. Sin margen ya para errores, las opciones de Laia pasan por obtener el máximo de puntos posible en las tres citas que quedan, todas ellas en el país vecino (dos este fin de semana y la última el próximo viernes 6 de septiembre).

Al principio de temporada prácticamente había descartado disputar el mundial de trial, pero a estas alturas de año, veo que hay una remota opción de luchar por el título. Me gustaría ganar mi decimotercer mundial de trial, pero sobre todo lo que me hace mucha ilusión es participar en una carrera de esta modalidad. Todo el mundo daba por hecho que dejaría el trial, pero si me he perdido alguna carrera ha sido porque algunas pruebas de enduro y trial se solapaban. Aún no he dicho adiós”, afirma Sanz.

De hecho, la coincidencia de calendarios obligará a Laia a buscar otra combinación ‘in extremis’ para poder simultanear la última prueba del mundial de trial con la última carrera del mundial de enduro, ambas en Francia y separadas por 300 kilómetros. “Es un poco rocambolesco, pero si salgo de este fin de semana con dos buenos resultados, merecerá la pena intentarlo. Con eso no pierdo nada”, comenta.

El desafío al que se enfrenta Laia al manillar de su Montesa Cota 4RT es más difícil de lo que parece, puesto que aún no se ha estrenado con el nuevo reglamento ‘non-stop’ de trial, que obliga a realizar las zonas sin posibilidad de detenerse, bajo riesgo de penalización.

No será fácil para mí porque aún no he competido con este nuevo sistema, mientras que las otras pilotos sí lo han podido hacer. Las inglesas, además, ya están acostumbradas a ello porque en su país hace tiempo que se implantó la norma del non-stop. Con este reglamento, no puedes parar ni un instante para pensar cómo afrontar los obstáculos, así que tendré que adaptarme rápido y sin margen”, señala Laia Sanz.