La piloto de KH-7 se inscribió en el último momento en la primera edición del campeonato del mundo femenino de enduro indoor.

Laia Sanz camina hacia una nueva corona. La piloto de KH-7, que el mes pasado sumó su 15º título mundial tras alcanzar los 13 de trial y el segundo de enduro en un mismo fin de semana, busca ahora incrementar esa cifra con un nuevo campeonato internacional femenino: el FIM SuperEnduro World Championship, o lo que es lo mismo el Campeonato del Mundo de SuperEnduro.

Por el momento, la pluricampeona española ha comenzado con buen pie este nuevo certamen, el primero de enduro indoor para chicas, y ayer domingo se impuso en la ronda inaugural, que se celebró en el estadio Echo Arena de Liverpool, ante 5.000 espectadores.

 

La de Corbera de Llobregat estuvo a punto de perderse la cita por carecer de moto para participar, pero a última hora se hizo con una Honda CRF250 R en Gran Bretaña. “Y a decir verdad, la sesión de entrenamientos no fue como esperaba. No me sentí cómoda en la pista inicialmente”, reconoce Sanz. Tanto fue así que no pudo pasar de la quinta posición en la tanda de libres y del cuarto puesto en la ‘quali’. “Sinceramente, era bastante pesimista en cuanto a mis posibilidades en carrera, pero pude reaccionar a tiempo”, confiesa.

La de KH-7 empezó mal, aunque no tardó en recuperar posiciones y en emparejarse con Emma Bristow (Sherco) -su mayor rival en el mundial de trial que debutaba ahora en una prueba de enduro-, hasta que la británica se enganchó en un obstáculo junto a otras participantes, circunstancia que aprovechó la catalana para destacarse en el liderato de la prueba. Laia cruzó finalmente la meta con 18 segundos de ventaja sobre Bristow, segunda, y 27 respecto a la también británica Jane Daniels (Husqvarna), tercera. 

De este modo, Laia Sanz lidera el mundial de SuperEnduro con 20 puntos, por los 17 de Bristow y los 15 de Daniels. El campeonato contará con otras dos pruebas: Polonia (15 de diciembre) y Francia (22 de febrero de 2014).