La piloto de KH-7 simultaneará en un mismo fin de semana dos competiciones en dos países distintos.

Laia Sanz afronta este fin de semana su reto más difícil: participar en dos competiciones distintas y en dos países distintos a la vez. Como si tuviera el don de la ubicuidad, la piloto de KH-7 buscará simultáneamente su segunda medalla de oro en los X Games, esta vez en Barcelona, y la victoria en el Gran Premio de Portugal, puntuable para el mundial de enduro, en un desafío sin precedentes.

La 13 veces campeona del mundo tendrá muy complicado compaginar ambas competiciones un mismo fin de semana, aunque ha puesto todo su empeño en conseguirlo, sacrificando incluso la carrera del sábado del mundial. “En un principio no tenía previsto participar en los X Games de Barcelona pero me hace mucha ilusión. Me perderé sólo uno de los dos días en Portugal, donde espero lograr un buen resultado para mantener opciones de cara al título de enduro”, explica Laia Sanz, que lidera el mundial tras su doble triunfo en la prueba inaugural de Puerto Lumbreras (Murcia) la semana pasada.

Mañana viernes, Laia tomará parte en el Súper Test del GP de Portugal y el sábado realizará un viaje relámpago para poder estar en los X Games de Barcelona. “Me ilusiona mucho correr en casa y no quería perdérmelo por nada del mundo. Espero disfrutar del ambiente, dar espectáculo y conseguir un buen resultado ante mi gente”, afirma esperanzada.

Será su segunda experiencia en esta competición tan espectacular organizada por ESPN, después de su victorioso debut en Brasil el pasado mes de marzo. “Ojalá vuelva a irme tan bien como aquel día, aunque será muy distinto porque en Brasil el terreno estaba muy húmedo y eso me benefició. En Barcelona las condiciones serán muy diferentes, pero esta vez la motivación es mucho mayor”, reconoce la piloto de KH-7.

Nada más finalizar la prueba barcelonesa, Laia volará hacia Portugal otra vez para competir el domingo en la segunda jornada del mundial de enduro que se celebra en tierras lusas. “Mis rivales ya habrán competido el sábado, por lo que conocerán el terreno y en este sentido partiré en desventaja. Seguro que lo tendré difícil porque además deberé cambiar el chip en pocas horas, pero intentaré suplir todos estos problemas a base de motivación y máxima concentración. El objetivo es no perder demasiados puntos este fin de semana pensando en la general del mundial”, sentencia.