La pluricampeona española logra una amplia victoria en la final femenina de Enduro X en su debut.

Insaciable. Laia Sanz ha vuelto a demostrar su voracidad competitiva al superar un nuevo reto la pasada noche en los X Games de Brasil, que se celebran en la localidad de Foz do Iguaçu. La piloto de Gas Gas y KH-7 se ha convertido en la primera española que consigue una medalla de oro en los juegos de los deportes extremos, tras imponerse en la final femenina de Enduro X, precisamente en su debut. De esta forma, la pluricameona añade un nuevo éxito a un extraordinario palmarés que brilla por sus 12 campeonatos mundiales de trial, un mundial de enduro y tres victorias en el Dakar de motos.

A los mandos de una Gas Gas 250 F, Laia Sanz ha sido incontestablemente superior a sus rivales logrando la victoria con un crono de 7:56.305. La segunda clasificada, la estadounidense Maria Forsberg, dos veces medalla de oro de esta competición, ha cruzado la meta 32 segundos después, mientras que la tercera, la puertorriqueña Tarah Geiger, lo ha hecho con una diferencia de 55 segundos.

La prueba no había empezado muy bien para la única piloto europea presente, que se ha medido a las mejores especialistas norteamericanas y sudamericanas de Enduro X y Motocross. En la salida, Laia se ha visto superada por seis corredoras y al llegar al primer obstáculo se ha encontrado con un tapón que la ha retrasado unos valiosos segundos.

No obstante, a mitad de la primera de las seis vueltas de que constaba la final, la piloto de Gas Gas y KH-7 ha logrado alcanzar a Forsberg, que lideraba la prueba, justo cuando se ha enganchado en otro obstáculo. A partir de ahí, Sanz ha rodado en solitario demostrando una gran solidez que reafirma su dominio mundial del motociclismo off-road femenino.

Estoy muy contenta por la victoria, pero sobre todo por la experiencia, que ha sido increíble. No esperaba ganar en mi primera participación porque sabía que algunas de las chicas son muy rápidas. Además, la salida ha sido complicada porque en la primera curva he quedado bloqueada. La pista estaba muy resbaladiza, muy distinta a como la habíamos encontrado en los entrenamientos, que habían sido en seco, así que había que pilotar con mucho tacto. Creo que mi experiencia en el trial me ha beneficiado”, comenta Sanz.

Su rival, Maria Forsberg, que acudía a la cita casi invicta desde 2012 tras ganar las 13 pruebas del campeonato americano Grand National Cross Country y los X Games de 2012, no dudó en felicitar a la campeona española: “Laia pilotó de forma impresionante. Soy una gran fan de ella porque acabo de entrar en el mundo del trial y ahí es la referencia. Es bueno que haya venido a los X Games porque cuantas más chicas mejor. Nos ayudará a ir más rápido”.

Laia Sanz llegará mañana a las 9h20 al aeropuerto de Barcelona (T1) con su flamante medalla de oro.