La 13 veces campeona del mundo logró su mejor resultado en el Dakar y asciende al 30º lugar de la general.

Espectacular, increíble, extraordinario… Son muchos los adjetivos con los que podríamos calificar la actuación de Laia Sanz en la 8ª etapa del Rally Dakar 2013, en la que ha logrado su mejor resultado. La piloto de KH-7 ha sido 13ª y ha cruzado la meta a 16 minutos y 54 segundos de Joan Barreda, que se ha impuesto en la especial. Superado ya el ecuador de la carrera, Laia ha alcanzado la 30ª posición absoluta de la general, precisamente el resultado que se había fijado como objetivo antes de comenzar la prueba.

La 13 veces campeona del mundo ha navegado con precisión y ha superado a muchos participantes en el kilómetro 410 de carrera, un punto crítico en el que numerosos han equivocado la ruta. “La carrera iba por un río seco y había un way point en el que había que salir para coger un camino que estaba muy escondido. Era muy fácil pasárselo y la mayoría ha seguido recto. Yo casi me lo paso también pero he visto una moto a lo lejos que me ha puesto sobre la pista y he creído que debía ser por ahí. He confiado en mi instinto y finalmente he encontrado bien el camino”, explica.

A pesar de su acierto en la navegación, Laia Sanz se mostraba incrédula ante el gran resultado que había conseguido: “Al llegar a la meta me han dicho que era la décima moto que pasaba por ahí y luego cuando he sabido que había sido 13ª no me lo podía creer. Hasta ese momento pensaba que me había ido fatal porque he tenido que pilotar con muchas precauciones, ya que tenía el escape medio roto desde ayer y no quería perderlo”.

Habrá que disfrutar de este 13 porque no creo que pueda conseguir ese resultado muchas más veces en un Dakar. Es un puesto increíble y estoy muy contenta, lógicamente”, bromea la pluricampeona española.

Mañana, etapa de descanso en San Miguel de Tucumán, en Argentina, para reponer fuerzas y revisar la mecánica antes de afrontar la última semana de competición.