La piloto de Gas Gas y KH-7 ha finalizado la cuarta etapa en la 44ª posición y es la primera mujer en la categoría de motos.


La cuarta etapa del Rally Dakar 2013 ha servido para que Laia Sanz entrara en la lista de los 40 primeros clasificados en motos. Hoy ha sido 44ª en la especial, nuevamente mezclada entre pilotos consolidados, lo que da buena cuenta del gran nivel que ha adquirido en poco tiempo la pluricampeona española, pese a la falta de pruebas de raids en su calendario de competición.

Sanz se mantiene como primera mujer en la tabla, puesto que su única contrincante, la chilena Josefina Gardulski ha sido 139ª en la especial y ocupa la 145ª posición en la general a más de siete horas de Laia.

La piloto de Gas Gas y KH-7 explica que sigue con un planteamiento conservador, tratando de minimizar los fallos: “Hoy he vuelto a salir tranquila, con el objetivo de no cometer errores. Sólo he tenido un pequeño problema al principio, cuando me he quedado encallada en una zona de arena. No he perdido mucho tiempo, pero sí el suficiente como para que me adelantaran tres pilotos”.

Tras retomar la marcha, Laia se ha visto perjudicada en una pista de tierra por el polvo que levantaban esas tres motos que la habían superado. “El problema es que no terminaban de escaparse y podía alcanzarlas, pero había muchas piedras en el camino y no valía la pena arriesgar. Luego, en las zonas más lentas adelantaba a esos pilotos y ellos me cogían en los trozos rápidos”, comenta.

Para Laia lo más significativo de la etapa ha sido “una bajada impresionante de una duna que tenía uno o dos kilómetros de pendiente”, dice. “Ha sido impresionante e imponía respeto”, confiesa