Ha finalizado la segunda etapa en 48º lugar tras salir desde la 75ª posición.


Lleva dos Dakar y dos etapas del tercero y ya parece una veterana consagrada en los raids. Laia Sanz sabe que debe empezar tranquila y esperar las oportunidades que le brinda la carrera para ir escalando puestos a medida que pasan los días. Hoy, después de que hayan transcurrido sólo dos etapas, ha cumplido esa premisa a raja tabla y ha mejorado 27 posiciones de golpe en la general, tras salir en 75º lugar y acabar 48ª, tanto de la clasificación acumulada como de la etapa. La piloto de KH-7 ya lleva 3h58’ de carrera y se encuentra a 34’05” del líder.

De hecho, la dos veces ganadora del Dakar de féminas está repitiendo la progresión que tuvo el año pasado en las dos primeras etapas del Rally. Entonces fue 80ª en la primera jornada y al día siguiente remontó 24 posiciones.

La de Corbera de Llobregat ya puede decir que ha superado con nota uno de los lances complicados de este Dakar 2013. “Esto ya era una de esas etapas de verdad. Al principio me lo he tomado con tranquilidad y me han pasado bastantes pilotos que iban muy rápidos, pero luego me los he ido encontrando por el camino, sobre todo en las zonas de arena y en los puntos delicados de navegación”, comenta.

Laia ha sabido administrar los tiempos de la especial y no ha cometido ni un solo error. “Lo importante hoy era no liarse con los way points. No he dudado y me ha salido todo bien”, explica. 

De hecho, me ha sorprendido estar tan arriba. El año pasado las etapas de Perú me fueron muy bien y espero que siga siendo así. Salir bien posicionada es importante porque todo resulta un poco menos complicado. En estas etapas de arena quizá no es tan determinante pero cuando lleguemos a las etapas de tierra sí lo será”, reconoce.