La piloto de KH-7 ha completado la etapa inaugural del Dakar 2013 en 75ª posición.


Laia Sanz quiere conseguir su tercera corona en el Dakar de féminas y concluir el rally más duro del mundo entre los 30 primeros pilotos, pero es consciente de que para conseguirlo debe empezar la prueba con clama y serenidad. En la primera etapa del Dakar 2013, la 13 veces campeona del mundo ha cruzado la meta en 75º lugar, con un tiempo de 9’45”, a 1’54” del vencedor de la especial, el chileno Francisco ‘Chaleco’ López.

Todo va según un plan trazado, comenta: “Estoy más o menos donde quería estar. Los primeros días hay que ir con calma porque mucha gente quiere correr y en algunos casos eso se paga. Mi estrategia es ir de menos a más y subir escalones a medida que avanza el rally, así que estoy contenta y tranquila”.

La piloto de KH-7 ha estrenado en competición la nueva Gas Gas EC 450 Raid. “La moto es totalmente nueva. La estrenamos en entrenamientos hace unas pocas semanas y me sorprendió por su tremenda agilidad. Ahora hay que ir pasando etapas y aprovechar sus bondades, pero cuidando la mecánica porque tengo la sensación de que este Dakar será muy duro”.

Mañana se disputará la segunda etapa, el bucle Pisco – Pisco, con 85 kilómetros de enlace y 242 cronometrados sobre arena en buena parte de la etapa.