La piloto de KH-7 afronta su sexto Dakar con el difícil reto de superarse a sí misma.

En la pasada edición consiguió su mejor resultado y el de una mujer en los 37 años de historia del rally más duro del mundo.

Será su primera participación como piloto oficial del KTM Factory Rally Team, vencedor del Dakar las últimas 14 ediciones.

"Mucha gente da por hecho que estaré en el top 10. Hay quien cree que acabaré 5ª o incluso 3ª, pero mi objetivo es estar entre los quince primeros”.

PreDakar

A menos de 20 días para el Rally Dakar 2016, Laia Sanz ha presentado sus armas durante una rueda de prensa celebrada este miércoles en Barcelona. El Dakar 2015 fue histórico para Laia Sanz. Ahí consiguió su mejor resultado -un 9º puesto absoluto- y, de paso, el mejor también para una mujer en motos en las 37 ediciones disputadas del rally más duro del mundo. Ahora, la piloto de KH-7 se enfrenta a su sexta participación con el listón muy alto: superarse a sí misma.

"No será fácil", repite incesante la 17 veces campeona del mundo de motos off-road. Llega mejor preparada que nunca, enrolada en el "mejor equipo oficial y con una moto ganadora", asegura, pero es consciente de que enfrente tiene "una lista de inscritos impresionante, con una veintena de pilotos que pueden ganar etapas. Pese a la ausencia de Marc Coma, será uno de los años con mayor nivel".

Por eso, Laia no quiere oír hablar de ningún resultado en concreto: "Mucha gente da por hecho que estaré entre los diez primeros. Hay quien cree que acabaré quinta o incluso tercera, pero mi objetivo es estar entre los quince primeros, porque hay que ser realista. A partir de ahí ya se verá qué sucede, sobre todo en función de cómo sea la carrera que nos encontraremos".

"Sé que soy mejor que el año pasado y tengo más experiencia, pero igual acabo cuatro puestos más atrás que en la última edición y en cambio me siento más satisfecha de la carrera que he hecho. En el Dakar todo es una incógnita hasta el final porque puede suceder cualquier cosa", asume.

En cualquier caso, la de Corbera de Llobregat cuenta con el apoyo del KTM Factory Rally Team, el equipo ganador del Dakar en las últimas 14 ediciones, al que se incorporó el pasado mes de abril y donde tiene como compañeros a Matthias Walkner, Jordi Viladoms, Toby Price y Antoine Meo, algunos de los candidatos al triunfo.

Laia tendrá la oportunidad de hacer su carrera independientemente de los demás y para ello contará con la KTM 450 Rally, una de las máquinas más competitivas de la prueba. "Me siento muy cómoda en KTM y desde hace meses tengo el mismo material que mis compañeros, así que he podido entrenar bien y adaptarme a la nueva moto. Además, este año he podido disputar tres carreras de preparación, el TransAnatolia Rally, el Rally de Marruecos y el Merzouga Rally, al margen de la Baja Aragón, que tiene un formato más corto", explica. Cabe destacar los dos quintos puestos absolutos que logró en Merzouga y en la Baja y la sexta posición del TransAnatolia.

Pero en una prueba como el Dakar, todo es posible y sólo hay una certeza: será un reto durísimo. Este año, con la ausencia de las etapas chilenas, el grueso de la carrera se celebrará en Argentina, con 10 especiales, más otras 3 en Bolivia. En total serán 9.332 kilómetros al manillar, de los que 4.701 serán cronometrados con dos etapas maratón en las que los pilotos no tendrán las asistencias mecánicas. Por primera vez, habrá una especial a 4.600 metros de altitud y otras dos que superarán los 3.500 metros, todo un desafío físico y técnico.

"Será una incógnita lo que nos encontraremos, pero todo apunta a que en la primera semana tendremos pistas muy rápidas, menos favorables para mí que voy mejor en terrenos difíciles y en etapas de navegación. En cambio, la segunda semana será cuando llegarán las complicaciones y creo que se nos hará larga", prevé Laia.

Para la piloto de KH-7, el rally será de eliminación, "no por el tipo de superficie, sino por la velocidad. Con tantos pilotos punteros, habrá mucha competencia y muchas ganas de coger el testigo de Marc Coma. Eso probablemente hará que pasen muchas cosas porque es difícil aguantar un ritmo muy alto durante quince días”. Ante eso, Laia parece saber muy bien qué rumbo tomar: "No me quiero presionar ni fijarme en cómo voy en la clasificación. Tengo que hacer una carrera inteligente, trabajar como una hormiguilla y ser paciente".

En este sentido, Josep Maria Lloreda ha destacado que tiene la “sensatez necesaria para hacer otro gran Dakar y seguro que luchará por estar entre los 10 primeros”. El presidente de KH Lloreda ha reconocido que “por trabajo, esfuerzo, perseverancia y sentido común Laia es una gran embajadora de nuestra compañía y KH-7 le acompañará allí dónde vaya”.

Laia Sanz partirá hacia Sudamérica el próximo 28 de diciembre para preparar el arranque del Rally Dakar 2016 que constará de 13 etapas a celebrar del 3 al 16 de enero.