La piloto de KH-7 ha pasado por el CP1 en un excelente 6º puesto, pero después ha optado por extremar las precauciones ante el riesgo de sufrir una caída.

En su camino hacia la meta, la de Corbera de Llobregat se ha encontrado accidentados al español Joan Barreda y al francés Pierre - Alexandre Renet.

Espero que los dos estén bien. Yo he quedado bastante afectada y he decidido rodar más tranquila porque, en días así, el resultado es lo de menos y lo importante es llegar a meta sin hacerse daño”.

Laia Marruecos D4

Laia Sanz ha superado hoy la etapa más complicada del Rally de Marruecos 2015, tanto por la peligrosidad del recorrido como por su longitud: 293 kilómetros cronometrados y casi 650 en total. La pluricampeona de KH-7 ha sabido pilotar su KTM 450 Rally con inteligencia, consciente del tremendo riesgo que hoy entrañaba el terreno de una especial que se ha cobrado varios abandonos por caída. Gracias a su madurez, la de Corbera de Llobregat ha cumplido con su misión de cruzar la línea de meta y, además, lo ha hecho en una destacada 15ª posición.

Laia partía esta mañana desde el 11º lugar y ha completado el primer sector en una extraordinaria 6ª plaza absoluta. En los 60 kilómetros iniciales, sólo había cedido 2 minutos respecto al primer clasificado, el británico Sam Sunderland que ha acabado adjudicándose la etapa y es el nuevo líder de la general. En ese tramo, la de KH-7 batía a pilotos de la talla del chileno Pablo Quintanilla, el portugués Rubén Faria, el francés Olivier Pain o el autríaco Matias Walkner, entre muchos otros.

Pero a partir del CP1, la 17 veces campeona del mundo (13 de trial y 4 de enduro) ha decidido ralentizar su marcha y apostar por un pilotaje más conservador para no correr riesgos innecesarios: “Nada más salir me he encontrado con el accidente de Joan Barreda y, ya en el kilómetro 80, me he parado a socorrer al francés Renet que acababa de caerse. Junto a Alain Duclos hemos avisado a los médicos para que le atendiesen porque tenía bastante daño en la boca y la mandíbula. La verdad es que la escena me ha impactado bastante y, a partir de ahí, he decidido pilotar más tranquila porque no valía la pena tener un accidente. Espero que tanto Barreda como Renet y el resto de pilotos que hoy se han ido al suelo estén bien”, declaraba afectada.

Además, en ese percance la piloto de KH-7 ha perdido cerca de 4 minutos que, en teoría, la organización debería descontar a las 3 horas, 18 minutos y 31 segundos que ha invertido al final de la jornada. Ese registro le ha otorgado la 15ª plaza provisional del día. “Estoy contenta, sobre todo porque he conseguido salvar la jornada y llegar hasta la meta sin hacerme daño. El recorrido era muy peligroso, con muchas piedras y bastantes sitios en los que era fácil irse al suelo. En estos casos, el resultado final es lo de menos y lo primero es la salud”, ha sentenciado la barcelonesa.

Mañana viernes, última etapa del Rally de Marruecos por los alrededores de Agadir, con una especial de 237 kilómetros en los que Laia Sanz tratará de “hacerlo un podo mejor que hoy, porque no era un día para correr”.