Un día después de marcar un resultado histórico para una mujer en una etapa del Dakar, la piloto de KH-7 y el Team Honda ha consolidado su posición dentro del top 10.

En la novena etapa, ha sido 14ª a 43’20” del primero después de una jornada agotadora. 

 

 

 Dakar15 E9 Laia 1

 

Un día más y una posición menos. Laia Sanz sigue progresando al mismo ritmo que asombra. Ayer en la octava jornada del Rally Dakar firmó con un quinto puesto la mejor clasificación de una mujer en el rally y este martes en la novena etapa, entre Iquique y Calama, con 451 tortuosos kilómetros, ha ascendido una nueva posición en la general para situarse octava.

La piloto de KH-7 y el Team Honda HRC ha sido 14ª hoy a 43’20” de su compañero de equipo Hélder Rodrigues, vencedor de la etapa. “Ayer, mientras hacía el roadbook decidí que sería un día para tomármelo con calma, porque el terreno tenía pinta de ser complicado”, asegura. Lo cierto es que, pese a dosificar las energías y la mecánica, Laia refuerza su posición en la general. Es octava a 1h 54’37” de Marc Coma, se encuentra a 23 minutos del séptimo, el francés David Casteu, y aventaja en 24 minutos al noveno, el eslovaco Ivan Jakes, y en 1h 12’ al undécimo, Joan Pedrero.

Sigue demostrando que es una piloto fuerte, luchadora, rápida, valiente, pero también muy cabal, una cualidad esta última muy valiosa en una carrera de dos semanas y 9.000 kilómetros. Fiel a su planteamiento de ir paso a paso superando los obstáculos, la de KH-7 ha vuelto a demostrar su constancia, sin cometer errores en una especial “complicada”, que la ha dejado “destrozada”, reconoce.

“Cada día es agotador, pero la etapa de hoy lo ha sido mucho, especialmente porque llevamos mucho cansancio acumulado. La especial ha sido larga y muy física, de las de hacer brazos. Había mucho fesh-fesh y tramos de arena con ondulaciones. La navegación también ha sido complicada en las dunas, pero se me ha dado bien. Lástima que este año haya tan pocas dunas. Luego en una zona de ríos secos había un way point que ha dado muchos quebraderos de cabeza a la gente, pero por suerte lo he encontrado en seguida, así que llego al campamento cansada, pero contenta”, explica.

Laia no ha querido pasar por alto el trabajo del equipo y de su mecánico Alberto Tomé para rehacer la CRF450 RALLY después de la corrosiva etapa de Uyuni: “La moto va genial. No he tenido ningún problema en todo el rally y tengo que agradecer al equipo que me haya dado una máquina así. Incluso después de una jornada como la de ayer, con la corrosión de la sal, hoy ha funcionado todo a la perfección. Mi mecánico ha estado la noche entera sin dormir cambiando todo lo que se deterioró. Ha hecho un trabajo de diez”.

Mañana miércoles se disputará la décima etapa, con un enlace de 161 kilómetros y una especial de 351. Para las motos será el comienzo de una nueva etapa maratón en la que los pilotos carecerán de asistencia externa.