La piloto de KH-7 da un zarpazo a la clasificación general y sube a la 12ª posición.

Ha sido la segunda mejor piloto oficial de Honda HRC en la cuarta etapa, tras doce horas sobre la moto y 900 kilómetros de recorrido.

 

Dakar15 E4 Laia 1

 

La primera etapa chilena, la cuarta del Rally Dakar 2015, entre Chilecito y Copiapó, ha dejado un buen sabor de boca a Laia Sanz. Después de pilotar encima de su Honda HRC CRF450 RALLY durante 12 horas en la maratoniana jornada transandina de 909 kilómetros, la piloto de KH-7 ha cruzado la meta en una impresionante 8ª posición, a 13’48” de su compañero en el Team Honda HRC Joan Barreda. En la general da un zarpazo y sube al 12º lugar.

Es el segundo mejor resultado en el rally raid más duro del mundo, después de la 7ª posición que logró el pasado año en la novena etapa. Entonces fue novena pero sendas penalizaciones a Joan Barreda y a Jordi Viladoms la llevaron a firmar la mejor clasificación para una mujer en la categoría de motos del Dakar.

Unos la llaman la ‘Reina del Dakar’, otros ‘Lady Dakar’, pero sobrenombres al margen, Laia Sanz se ha ganado la admiración y el respeto de todos. Y es que la única piloto oficial en la historia de Honda HRC ha sido hoy la segunda mejor piloto del equipo, por delante de Paulo Gonçalves, Hélder Rodrigues y Jeremías Israel. “Eso no quiere decir nada. Hoy han tenido problemas ellos y mañana los puedo tener yo”, señala cauta y modesta.

Lo cierto es que en la clasificación general, la de KH-7 ya es 12ª, a 48’02” de Barreda y está a nueve minutos del top 10, que delimita Rodrigues.

Al llegar al campamento, la campeona barcelonesa no escondía su satisfacción: “He hecho una buena etapa, navegando bien y pilotando rápido, pero con tranquilidad. No he fallado en los puntos clave y eso me ha permitido obtener un buen resultado. La especial ha sido muy rápida al principio, luego en las dunas del final me lo he pasado muy bien y no he cometido errores en un par de puntos de navegación complicados”.

A pesar del tedioso enlace previo a la especial, Laia sigue mostrando una gran fortaleza: “Hoy me he sentido muy bien y menos cansada tras la fundida del segundo día. Aún así ha sido una paliza. Hemos empezado muy temprano el día para hacer un enlace de 8 horas. Hemos pasado frío y sueño. Yo me tenía que parar cada media hora porque me dormía”.